Divulgadores científicos merideños a la “cacería” de manchas solares

Ene 22, 2023 | Académicas

La terraza del CIDA se convirtió en el lugar ideal para observar al astro rey por las mañanas; un sitio estratégico además, para disfrutar de una gran vista del Parque Nacional Sierra Nevada

Esta semana los divulgadores científicos del Centro de Investigaciones de Astronomía “Francisco J. Duarte” (CIDA), con sede en la ciudad de Mérida, estuvieron de “cacería”, para observar manchas solares.

Esto lo hicieron el miércoles en horas de la mañana, desde la terraza de la institución adscrita al Ministerio del Poder Popular para Ciencia y Tecnología, un lugar especial también, para disfrutar de una excelente panorámica del Parque Nacional Sierra Nevada, con paciencia y mucho cuidado, tomando en cuenta lo peligroso que puede ser exponer los ojos a la luz directa del astro rey.

Es importante destacar que el Sol es, unas 109 veces más grande que el planeta Tierra, ya que tiene un diámetro aproximado de 1,39 millones de kilómetros, recordó el jefe de Divulgación Científica del CIDA, Angel Díaz, al explicar que una mancha solar es una región con una temperatura más baja a la de sus entornos y por lo general se asocia a una intensa actividad magnética.

“Este tipo de actividades se dan habitualmente, aunque hay ciclos de once años cuando es más intenso que en otros momentos. Generalmente, aparecen, crecen, cambian de dimensiones y aspectos, y luego desaparecen. Suelen surgir en parejas y todo esto ocurre mientras el Sol completa la rotación sobre su propio eje en un aproximado de 27 días”, explicó.

La “cacería”

Angel Díaz dijo que, desde hace varios días, las agencias internacionales han reportado la presencia de estas manchas oscuras en la superficie del astro rey, por lo que los divulgadores científicos del CIDA, decidieron el miércoles 18 de enero, hacer su propia “cacería” de manchas.

“Esto tomando en cuenta las más estrictas medidas de seguridad, ya que si observamos el Sol de manera directa, podemos llegar a causarnos un daño en la retina y hasta llegar a padecer de ceguera permanente”.

Con las precauciones del caso, a las 11 a. m. del miércoles, Jhoel Contreras instaló un telescopio reflector, marca Bushnell, modelo «North Star» #78-8831 AM, le colocó un ocular, marca ORION, modelo Sirius Plossl, de 25 mm (1.25″), con un filtro de papel Mylar, adaptado para todo el objetivo del telescopio y, con un teléfono móvil Samsung, SM-A217M, configurado con F2.0 1/50s 4.60 mm, a ISO 160 y así hizo su propio registro directo.

Este divulgador científico, trabajando minuciosamente y sin dejar pasar ningún detalle, pudo confirmar que en la actualidad hay una gran variedad de manchas sobre el disco solar.

Por su parte, su homólogo Nerio Verdy, apostó a la observación indirecta y proyectó la imagen del Sol en una superficie blanca, para mostrar cómo se distribuían las manchas solares que representan eyecciones de masa coronal y que, en casos extremos, podrían afectar las telecomunicaciones, tanto en satélites artificiales como en la Tierra.

Los dos divulgadores científicos destacaron que lo observado se encontraba en el pasado, ya que la luz de esta estrella tarda ocho minutos en llegar al planeta y que el próximo evento masivo de esta naturaleza se espera para el año 2025. /Prensa Mincyt/CIDA/CS.