El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, defendió este miércoles su «plan b» para transformar las elecciones tras la derrota de su polémica reforma electoral constitucional en la Cámara de Diputados.

El mandatario presumió de la victoria durante la madrugada de la iniciativa que modifica seis leyes secundarias, aunque horas antes su controversial reforma constitucional, acusada de vulnerar la autonomía de las elecciones, no alcanzó los dos tercios de votos necesarios en la Cámara de Diputados.

“Es importante que no se abandone esta lucha, que sea tema de discusión en la próxima campaña presidencial para seguir impulsando la democracia, que se mantenga esta demanda de que sea el pueblo el que elija a los consejeros del INE (Instituto Nacional Electoral)», expresó en su rueda de prensa diaria.

La reforma constitucional, que López Obrador presentó en abril pasado, causaba polémica porque crearía el Instituto Nacional de Elecciones y Consultas (INEC) para sustituir al actual INE, órgano autónomo que surgió para quitar el control de las elecciones al Gobierno.

Además, sometería a voto popular a los consejeros del INE y a los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf).

También eliminaría 200 diputados y 32 senadores, reduciría el financiamiento de los partidos políticos y redefiniría el concepto de «propaganda» para que el Gobierno se pronuncie durante las elecciones, disposiciones criticadas porque pueden favorecer al actual partido en el poder.

“Como era de esperarse, se rechazó la reforma constitucional, porque los partidos, el bloque conservador, no quieren que los ciudadanos elijan a los consejeros, también rechazaron el que se redujera el presupuesto del INE, que es de lo más onerosos”, criticó el mandatario.

El ‘Plan B’ Electoral

Al anticipar el rechazo de la oposición, López Obrador presentó el martes mismo una reforma legal para modificar seis leyes secundarias que se aprobó con mayoría simple para turnarse al Senado.

Con su aprobación, se redujo en 3.500 millones de pesos (175 millones de dólares) el presupuesto del INE, y se alcanzaron «ahorros» totales por 5.000 millones de pesos (250 millones de dólares) al considerar organismos electorales locales y al Tepjf.

“Se suprime duplicidad de funciones de áreas administrativas del Instituto Nacional Electoral, se reduce de 300 oficinas distritales a 264, y todo esto ayuda a hacer más barata y económica la elección”, expuso Adán Augusto López, secretario de Gobernación, en la conferencia.

El funcionario indicó que también “por primera vez se reconoce que los migrantes o los residentes mexicanos que se encuentran en el extranjero van a poder votar por internet».

Además, establece las bases para el voto electrónico y «por primera vez se suprime o se prohíbe que se hagan uso de instrumentos como los monederos electrónicos, como las tarjetas de prepago, que servían para coaccionar y para comprar el voto en la jornada electoral”.

Otra disposición es que los partidos estarán obligados a garantizar candidaturas a grupos diversos, como jóvenes, indígenas, afromexicanos, migrantes, personas LGBT y personas con discapacidad. EFE

Únete a nuestro canal de Telegram, información sin censura: https://t.me/canal800noticias