Los expertos de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) alertaron este viernes de que es “poco probable” que los anticuerpos monoclonales autorizados actualmente como tratamientos para pacientes con COVID-19 “vayan a ser efectivos” contra nuevas variantes emergentes del SARS-CoV-2.

Como los anticuerpos monoclonales están diseñados para neutralizar el virus uniéndose a la superficie de la proteína espiga, las mutaciones en esta proteína en las variantes emergentes pueden reducir la capacidad de los anticuerpos monoclonales de unirse a ellas, lo que reduce la posibilidad de que sean efectivos contra futuros contagios con COVID-19.

“Estudios de laboratorio recientes muestran que los anticuerpos monoclonales dirigidos a la proteína espiga son poco efectivos para neutralizar las subvariantes de Ómicron BA.4.6, BA.2.75.2 y XBB. Los datos también muestran que no neutralizan significativamente BQ.1 y BQ.1.1, que se espera que se conviertan en las variantes dominantes en la Unión Europea en las próximas semanas”, señaló la EMA.

Aunque no está claro en qué medida se reduce el beneficio para los pacientes, la EMA recomienda a los sanitarios considerar tratamientos alternativos, especialmente si las subvariantes como BQ.1 y BQ.1.1 se vuelven las dominantes.

Los expertos de la agencia sí consideran que los tratamientos antivirales como Paxlovid (nirmatrelvir/ritonavir) y Veklury (remdesivir) -ya aprobados en la UE para pacientes con COVID-19 en riesgo de desarrollar la enfermedad en su estado grave- sí mantengan su actividad contra las variantes emergentes.

Únete a nuestro canal de Telegram, información sin censura: https://t.me/canal800noticias