Conseguir combustible en Apure es buscar agua en el desierto. Es una tarea muy difícil, debido a la escasez reportada durante los últimos 20 días.

“Es una situación fuerte y es crítica”, asegura José Colmenares, morador del sector Las Marías y dirigente campesino del municipio Rojas en el estado Barinas, quien además, se ha mantenido más de 15 días en cola sin poder llenar el tanque de su vehículo ante la escasez de combustible.

“En Barinas hay más gasolina que en Apure, porque abastecen gasolina en todas las bombas, mientras que en San Fernando en las mismas bombas y en el mercado negro piden 1,5 dólares por cada litro de gasolina”, agrega. Colmenares denuncia atropellos por parte de los funcionarios de seguridad en las colas, porque procede de otro estado.

“Tenemos que aguantar calor, sueño, hambre y plagas, pero eso ellos no lo ven. A veces la gandola llega y no surte completo a todos los carros en cola, entre 80 a 100 en total. Tratamos de buscar la sombrita y ubicamos la comida en la casa más cercana. Le cuidamos el carro al compañero para que también nos apoye con agua y a la hora de salir”, apunta.

La escasez de gasolina se ha agudizado en Apure. Algunos conductores duermen en la cola, otros comienzan a hacerla a partir de las 2:00 de la madrugada. Los usuarios en cola, si corren con suerte, pueden quedar entre los 80 números que los bomberos reparten para surtir gasolina.

Luis Ernesto Castro, habitante de San Fernando, este viernes 9 de diciembre, cumple dos días en cola para poder surtir mañana (sábado 10 de diciembre) su carro con gasolina.

“El petróleo está escaso. Venezuela no tiene cómo refinar la gasolina, deben traerla de otros países del mundo. Tengo como un mes sin echar gasolina, porque no me había metido la cola desde ese tiempo. La gasolina falla todos los diciembre, esto origina desespero en la población. Le pido a Nicolás Maduro, que nos traiga gasolina”, declaró.

Castro pide a las autoridades normalizar el suministro, porque asegura que durante los últimos tres años ha desmejorado el servicio de surtido del carburante en la región llanera.

César Vera, vecino de la calle Chimborazo en San Fernando, sector ubicado cerca de la estación de servicio del cementerio viejo, dijo que es una calamidad surtir gasolina en San Fernando, por cuanto asegura que los conductores todos los días en masa se desesperan por entrar a las colas y protagonizan trifulcas en las bombas de combustible.

En las filas de la estaciones de servicios existentes en los municipios San Fernando y Biruaca, se está respetando la numeración nacional. Pero no todos los días llega gasolina a las estaciones de servicio, donde surten entre 30 a 40 litros de gasolina por automóvil.

“La gandola llega a veces cada dos a tres días. La semana pasada me quemé en la cola de la estación del cementerio, porque no llegó el combustible cuando le correspondía el turno a los vehículos cuyo terminal de la placa es 1 y 2”, precisó.

Los usuarios denunciaron fallas en la distribución de la gasolina durante los últimos 20 días en los municipios San Fernando y Biruaca.

Los afectados piden a la administración de Maduro que cesen las largas colas, en especial durante la época decembrina, tiempo de paz y armonía, pese a las dificultades que desde hace tiempo se padecen en Venezuela.

Con información de La Patilla

Únete a nuestro canal de Telegram, información sin censura: https://t.me/canal800noticias