Aylín, es una de las miles de migrantes venezolanas que cruzaron la selva del Darién para llegar a Estados Unidos, tiene de 26 años, y cuando salió de Venezuela tenía un embarazo avanzado, tanto así que cuenta a VOA que, “en la selva subiendo la montaña creía que iba a reventar fuente, pero Dios me ayudó y aquí estoy”.  Pasaron solo tres días de haber llegado a Nueva York cuando Aylín dio a luz a su bebé, ahora su preocupación es que pueda ser deportada y separada de su hijo estadounidense. “El baby nació acá y si nos llegan a deportar imagínate, él no puede salir, nos mandan a nosotros y él queda aquí”.

La abogada de inmigración, Claudia Bernal-Pérez dice a VOA, “ellos están autorizados de quedarse solamente mientras su caso esté pendiente y el controlar que cumplan con las ordenes de conducta que se les da es justamente es con el reporte que tienen que hacer con sus oficiales de deportación”. 

Vea la entrevista completa en VOA

Únete a nuestro canal de Telegram, información sin censura: https://t.me/canal800noticias