La dieta verde mediterránea (MED, por sus siglas en inglés) reduce significativamente el tejido adiposo visceral, un tipo de grasa alrededor de los órganos internos que es mucho más peligrosa que la de alrededor de la cintura, según un estudio dirigido por la Universidad Ben-Gurión del Néguev (Israel).

En el estudio, publicado en la revista científica ‘BMC Medicine’, da dieta verde mediterránea se enfrentó a la dieta mediterránea y una dieta saludable en un ensayo clínico de intervención a gran escala, denominado ‘DIRECT PLUS’, con 294 participantes durante 18 meses.

Un análisis posterior encontró que la dieta verde Med redujo la grasa visceral en un 14 por ciento, la dieta Med en un 7 por ciento y la dieta saludable en un 4,5 por ciento.

La reducción de la grasa visceral se considera el verdadero objetivo de la pérdida de peso, ya que es un indicador más importante que el peso de una persona o la circunferencia de su cintura. La grasa visceral se acumula con el tiempo entre los órganos y produce hormonas relacionadas con enfermedades cardíacas, diabetes, demencia y muerte prematura.

El equipo de investigación del ensayo ‘DIRECT-PLUS’ fue el primero en introducir el concepto de dieta verde mediterránea. Esta dieta mediterránea modificada está más enriquecida con polifenoles dietéticos y tiene menos carne roja/procesada que la dieta mediterránea tradicional.

Además de una ingesta diaria de nueces (28 gramos), los participantes consumieron 3-4 tazas de té verde al día y 100 gramos (cubos congelados) de batido verde de lenteja de agua al día. La lenteja de agua de la planta verde acuática tiene un alto contenido de proteína biodisponible, hierro, vitamina B12, vitaminas, minerales y polifenoles y la ingesta de carne sustituida.

El equipo ha demostrado en estudios anteriores que la dieta verde mediterránea tiene una variedad de efectos saludables que van desde el microbioma hasta las enfermedades degenerativas relacionadas con la edad.

«Un estilo de vida saludable es una base sólida para cualquier programa de pérdida de peso. Aprendimos de los resultados de nuestro experimento que la calidad de los alimentos no es menos importante que la cantidad de calorías consumidas y el objetivo actual es comprender los mecanismos de varios nutrientes, por ejemplo, los positivos como los polifenoles y los negativos como los carbohidratos vacíos y la carne roja procesada, sobre el ritmo de diferenciación de las células grasas y su agregación en las vísceras», ha comentado Iris Shai, una de las responsables del estudio.

Según otra de las investigadoras, Hila Zelicha, una reducción del 14 por ciento en la grasa visceral «es un logro espectacular para hacer cambios simples en su dieta y estilo de vida». «La pérdida de peso es un objetivo importante solo si se acompaña de resultados impresionantes en la reducción del tejido adiposo», ha señalado la investigadora.

Con información de Infosalus.

Únete a nuestro canal de telegram, información sin censura: https://t.me/canal800noticias