Simon Cowell, la mente maestra detrás de algunos de los formatos televisivos más populares de la última década, quiere trabajar de nuevo con Britney Spears, quien hace poco más de un año tuvo un renacer mediático al liberarse por fin de la opresiva tutela judicial que recayó sobre ella en 2007.

Desde entonces, la princesa del pop se ha mostrado muy activa y combativa en las redes sociales, dirigiendo graves acusaciones a sus padres en un ejercicio de auto reivindicación, exhibiendo ocasionalmente su cuerpo desnudo y, asimismo, presumiendo de la buena marcha de su relación sentimental con el modelo Sam Asghari, con quien contrajo matrimonio a mediados de este año.

Esa faceta irreverente e ingeniosa siempre ha formado parte del carácter de Britney, como aseguró ahora Simon Cowell, y lo cierto es que al productor británico le encantaría sacarle el máximo partido de cara a algún proyecto de televisión que se pueda estrenar en el futuro.

El empresario, descubridor de artistas tan populares como Harry Styles, recuerda con mucho cariño la relación profesional que los unió hace ya diez años, cuando Britney fue reclutada como jueza de la edición estadounidense de The X Factor.

«Hay un lado de Britney que mucha gente no conoce. Es una chica muy inteligente, tiene ideas brillantes sobre cómo lanzar la carrera de alguien, lo cual es esencial si vas a ser juez o jueza en programas de este tipo», reveló Cowell en conversación con el portal de noticias E! News.

Simon aprovechó la ocasión para hacerle una petición a la estrella de la música, quien de momento se muestra muy hermética en relación con sus proyectos futuros en la industria discográfica, una vez descartado que vaya a embarcarse en una gira multitudinaria a corto o medio plazo.

«Tengo una relación muy buena con ella. Así que si estás viendo esto, Britney, y te apetece hacer un show, vuelve y hazlo conmigo. Sería maravilloso. La verdad es que la adoro, es una mujer interesante y con mucho talento», aseveró.

Spears ha admitido que mientras estuvo en The X Factor no estaba atravesando por su mejor momento, en parte porque luchó con criticar a los jóvenes concursantes, siendo madre de dos niños pequeños. “Estaba teniendo un ataque de pánico tras otro”, le dijo a Elle en 2012.

Incluso Cowell, de 63 años, notó que la ganadora del Grammy estaba “realmente incómoda” en el set y le dijo a la publicación. “Todos la recordamos con la serpiente alrededor del cuello y pensamos: ‘No puede ser tímida’. Pero ella lo es.»

Según informa Page Six, la cantante ganó 15 millones de dólares por su estancia de una temporada en el panel de jueces junto a Cowell, Demi Lovato y LA Reid, sin embargo, no regresó para la tercera y última temporada del programa en 2013. En cambio, lanzó su lucrativa residencia en Las Vegas, Britney: Piece of Me, que duró cuatro años.

Con información de Quién.com

Únete a nuestro canal de Telegram, información sin censura: https://t.me/canal800noticias