La imagen es durísima por donde se le mire. El arquero de Irán, Alireza Beiranvand, se golpeó contra su compañero de equipo y tuvo que ser asistido por un fuerte y continuo sangrado en la nariz al minuto 20 del primer tiempo, cuando el marcador iba 0-0 entre Inglaterra e Irán.

Según información de medios internacionales el iraní tiene una fractura en la nariz y conmoción cerebral. Beiranvand es el primer jugador que se retira de la presente Copa del Mundo en pleno desarrollo del torneo.

Si bien en un principio Mohsen Motademkia, gerente de medios de la selección de Irán, había comunicado que Biranvand sufrió solamente una fractura en la nariz, fue Carlos Queiroz el que terminó dando el parte completo del arquero de 30 años.

«Según mi información médica y también la del árbitro, no pudieron detener la hemorragia del jugador. Fue algo relacionado con (su) nariz rota», empezó diciendo el técnico portugués de Irán.

Confirmó además que «desafortunadamente, un minuto después, el jugador no pudo continuar y sufrió una conmoción cerebral grave y en este momento se dirige al hospital para más exámenes».

Queiroz también explicó el motivo por el que siguió jugando el arquero que ataja en el Persepolis de Irán y que ostenta el récord Guinness del saque más largo con las manos en un partido de fútbol (61,26 metros de distancia en 2016).

“Cuando estábamos listos para hacer la sustitución, pudo dejar de sangrar, así que pensamos que podía seguir», dijo. Y completó: «Por eso ocurrió la demora. Fue la duda entre la nariz rota y la conmoción cerebral”.

Únete a nuestro canal de Telegram, información sin censura: https://t.me/canal800noticias