El misterio del Cadillac blindado de Al Capone

Ago 17, 2022 | Entretenimiento

Entre las múltiples grandes escenas de la película Los Intocables, Brian De Palma le puso una cuota de épica a la culminación, el momento en que el juez decide cambiar los jurados que debían juzgar a Al Capone por evasión tributaria. El mafioso, perdido porque retiraban a todos los que había sobornado, monta en cólera mientras es llevado a la fuerza por la policía. Hasta que se le acerca Elliott Ness y le dice tres veces: “Nunca dejes de pelear hasta que la pelea haya terminado”.

Más allá de las licencias cinematográficas que se pueden haber tomado para reconstruir el momento, fue más o menos lo que sucedió en ese tribunal en aquel 6 de octubre de 1931. A dicho edificio público de la ciudad de Chicago, Alphonse “Al” Gabriel Capone había llegado en un Cadillac Town sedán del año 1928. Un coche que sobrevivió no solo a la historia criminal de su dueño sino también al paso del tiempo. Y ahora, 94 años más tarde, está en venta.

En 2012 se subastó el impecable Cadillac Town sedán por 341.000 dólares

En 2012 se vendió por 341.000 dólares en una subasta organizada por RM Sotheby’s. Por el valor histórico, además de su estado de conservación, era un precio que muchos especialistas en el tema consideran más que accesible, dado también el nicho en el que suelen aparecer estas oportunidades. Ahora piden casi el triple.

El último automóvil que usó Al Capone antes de terminar preso lleva dos años en venta sin que a nadie los haya comprado. ¿Será que se lo considera un modelo tabú por tener tanta sangre derramada a su alrededor? ¿O simplemente es muy caro? Su historia es de película. Verlo ya es una invitación a viajar en el tiempo y situarse en aquellos años convulsionados de Chicago, donde el mafioso imponía reglas a balazos mientras crecía su negocio de contrabando de bebidas alcohólicas en medio de la Ley Seca.

El Cadillac blindado de Al Capone

En el filme dirigido por Brian De Palma, Robert De Niro era Capone y Kevin Costner interpretaba a Elliott Ness. El elenco se completaba con Sean Connery (Jim Malone, el policía rudo y experimentado de Chicago) y Andy García (George Stone, el agente novato). El Cadillac no fue parte del casting, pero sin dudas que merecía estar por contener parte de la historia vívida de aquellos tiempos.

El vehículo está disponible en Celebrity Cars, una empresa ubicada en Las Vegas que lo expone en su catálogo online desde 2020. Además de inundar la publicación con una gran cantidad de imágenes del ejemplar, entre los documentos probatorios de su origen consigna una serie de artículos periodísticos históricos que dan testimonio de que, en efecto, el vehículo era del mafioso. “Capone usó el Cadillac hasta que Elliott Ness y su equipo finalmente lograron meter preso al jefe del crimen de Chicago. El coche fue confiscado por el FBI”, dice uno de ellos.

El negocio floreciente le había permitido a Capone amasar una fortuna estimada en 125 millones de dólares cuando el FBI logró ponerlo en aprietos. Le sobraba capital para tener el vehículo que quisiera. Uno de los elegidos fue este Cadillac Town sedán, de los más lujosos de la época pero también de los que mayor potencia entregaban, con su motor V8 de 5,6 litros y 110 caballos. Necesitaba fuerza porque la carrocería no era común, estaba blindada. El rodaje coche es ínfimo: apenas 1.777 kilómetros (1.111 millas).

Antes de subir al capo de la mafia en su asiento trasero (que tiene un tapizado de lujo), el vehículo pasó por un tratamiento para convertirlo en un acorazado. Tiene un blindaje con un entramado en acero con más de 1.300 kilos adicionales que lo hacían a prueba de balas. Las ventanillas también se cambiaron por otras con casi una pulgada de espesor, totalmente funcionales gracias a un sistema de apertura y cierre reforzado.

por La vanguardia

800 NOTICIAS