Descubren por qué pensar durante horas provoca cansancio

Ago 15, 2022 | Salud

¿Alguna vez te has sentido mentalmente agotado? Sobrecargar nuestra mente con preocupaciones o la planificación de tareas por hacer provoca cansancio, y parece ser que esto tiene una explicación científica, ya que un estudio ha descubierto que realizar un intenso trabajo cognitivo durante horas provoca que se acumulen subproductos potencialmente tóxicos en la corteza prefrontal del cerebro, y que a consecuencia de ello se altera el control de las decisiones.

El agotamiento mental sería en realidad un mecanismo de defensa del cerebro con el objetivo de proteger sus funciones y la nueva investigación, que se ha publicado en Current Biology, revela que a medida que se desarrolla la fatiga cognitiva el cerebro cambia hacia tareas que no requieren esfuerzo para conseguirlo.

“Teorías influyentes sugirieron que la fatiga es una especie de ilusión inventada por el cerebro para que dejemos de hacer lo que estemos haciendo y pasemos a una actividad más gratificante”, afirma Mathias Pessiglione de la Universidad Pitié-Salpêtrière en París, Francia. “Pero nuestros hallazgos muestran que el trabajo cognitivo da como resultado una verdadera alteración funcional, la acumulación de sustancias nocivas, por lo que la fatiga sería una señal que nos hace dejar de trabajar, pero con un propósito diferente: preservar la integridad del funcionamiento del cerebro”.

Si estás cansado, no tomes decisiones importantes

Los investigadores querían averiguar qué es realmente la fatiga mental y por qué el cerebro, al contrario de lo que ocurre con las máquinas, no puede estar haciendo cálculos constantemente. Sospechaban que la causa tenía que ver con la necesidad de reciclar sustancias potencialmente tóxicas que se generan a partir de la actividad neuronal. Emplearon la espectroscopía de resonancia magnética (MRS) para monitorear la química cerebral durante un día laboral y comprobar si su hipótesis era cierta. Realizaron las pruebas en dos grupos de individuos: los que necesitaban pensar mucho y los que tenían tareas cognitivas relativamente más sencillas.

Solo observaron signos de fatiga –incluida una disminución de la dilatación de las pupilas– en el grupo de los que tenían un trabajo duro. En estas personas también se observó un cambio en sus elecciones hacia opciones que proponían recompensas a corto plazo y con poco esfuerzo. Además, también tenían niveles más altos de glutamato en las sinapsis de la corteza prefrontal del cerebro. Según los autores, esto apoya la idea de que la acumulación de glutamato hace que la activación adicional de la corteza prefrontal sea más costosa y que el control cognitivo sea más difícil después de una jornada laboral mentalmente agotadora.

Estos científicos han señalado que no podemos evitar esta limitación en la capacidad de nuestro cerebro para pensar mucho, aunque Pessiglione aconseja: “Emplearía buenas recetas antiguas: ¡descansa y duerme! Hay buena evidencia de que el glutamato se elimina de las sinapsis durante el sueño”. También hacen una buena recomendación: que las personas eviten tomar decisiones importantes cuando estén cansadas.

Con información de Web Consultas

800 NOTICIAS