Mejoran las manos artríticas con inyecciones de grasa del paciente

May 20, 2022 | Salud

La liposucción es una técnica estética que se emplea para eliminar la grasa localizada que se acumula en ciertas zonas del cuerpo, como la barriga o el trasero, pero un equipo de investigadores alemanes la ha utilizado como parte de un procedimiento que puede ayudar a aliviar los síntomas de la artritis en los dedos.

La artritis reumatoide provoca la inflamación de las articulaciones, especialmente las de las manos, muñecas, tobillos y pies, y puede deteriorar el cartílago que actúa como almohadilla entre los huesos, por lo que estos rozan entre sí y esto genera dolor y rigidez en las articulaciones. El tratamiento de la artritis reumatoide incluye diferentes tipos de fármacos, infiltraciones, e incluso cirugía, pero un estudio ha mostrado que las inyecciones de grasa corporal del propio paciente pueden mejorar la función de las manos artríticas de forma significativa y duradera, además de reducir el dolor.

La intervención comienza con una liposucción con la que se extrae grasa de los muslos o las nalgas del paciente, que después se centrifuga para separar la grasa pura del agua, el aceite y la sangre presentes en la muestra. Posteriormente, y tal y como ha explicado el Dr. Max Meyer-Marcotty, cirujano plástico de la Clínica Lüdenscheid en Alemania y principal investigador, se inyectan pequeñas cantidades de grasa en las articulaciones de los dedos del paciente, utilizando monitores de rayos X para confirmar que la jeringa llegue a las zonas correctas.

Este procedimiento no quirúrgico se denomina lipofilling y el Dr. Meyer-Marcotty y sus colegas fueron los primeros en intentar llevarlo a cabo y comenzaron a ofrecerlo en 2014. Los pacientes que se sometieron al procedimiento experimental tenían niveles de dolor de 6 puntos en una escala de 10 puntos, pero tres o cuatro años después refirieron que su dolor por artritis en los dedos era de una mediana de 0,5 puntos, según los resultados del estudio piloto a pequeña escala. Mediana significa que la mitad tenía niveles de dolor más altos y la otra mitad más bajos.

“Ese fue para nosotros el resultado más sorprendente, si se logra disminuir el dolor, pasar del nivel 6 al 0,5 incluso después de casi cuatro años es realmente asombroso”, ha declarado Meyer-Marcotty, que explica: “No hay costuras, ni cierre de heridas, nada de eso”, le ponemos una curita y lo dejamos reposar durante una semana con una férula. Luego se aconseja al paciente que se quite la férula y comience a moverse sin estrés durante otras dos o tres semanas”. El experto concluye que en la semana cuatro el paciente ya puede usar los dedos tratados normalmente.

El lipofilling no es igual de eficaz en todos los pacientes

Los resultados de este estudio piloto se han publicado en Plastic and Reconstructive Surgery, donde los investigadores alemanes explican cómo funcionó este procedimiento en 28 articulaciones de los dedos en los 18 pacientes que fueron tratados entre diciembre de 2014 y mayo de 2015. Estas personas afirmaron que su dolor disminuyó significativamente y los investigadores observaron también que se produjo una mejoría en su capacidad para cerrar el puño y agarrar objetos apretando los dedos. Además, no experimentaron efectos adversos como infecciones u otro tipo de complicaciones.

Sin embargo, no todos los pacientes experimentaron un alivio del dolor tras el lipofilling. “Tenemos pacientes que se beneficiaron de eso más o menos desde la primera semana”, pero “también tenemos pacientes que no vieron ninguna mejora durante dos o tres meses, y luego comenzaron a mejorar. Y tenemos pacientes que no mejoraron en absoluto. Así que ese es el espectro completo”, ha señalado el Dr. Meyer-Marcotty.

Los autores del estudio no están seguros de cuánto dura el alivio que proporciona este procedimiento, ni con qué frecuencia sería necesario repetirlo. Aunque tampoco tienen claro por qué el lipofilling es eficaz en algunos pacientes, el Meyer-Marcotty sugiere que es posible que la grasa simplemente lubrique las articulaciones para mejorar su funcionamiento, pero que la mejoría también podría deberse a que las células madre de la grasa contribuyan a la curación del cartílago desgastado o provoquen una disminución de la inflamación en la articulación.

Con información de Web Consultas

800 NOTICIAS