Víctimas de minas antipersona subieron 20 % en el mundo en 2020

Nov 10, 2021 | Internacionales

Un veinte por ciento más de personas – algo más de 7.000 en total – murieron o quedaron amputadas en 2020 (con respecto al año anterior) a causa de minas antipersona o explosivos abandonados, debido a la persistencia de conflictos armados o al surgimiento de nuevos, así como por el retraso general que hubo en los trabajos de desminado a causa de la pandemia.

Con este nuevo contratiempo, lo más probable es que muchos países no cumplan con su compromiso de quedar libres de minas en 2025, según el informe anual sobre minas que realiza la organización Campaña Internacional para la Prohibición de Minas (ICBL, por sus siglas en inglés).

El informe, presentado hoy por ICBL en Ginebra, indica que el aumento de víctimas de minas se debe a que hay más conflictos y a la contaminación de superficies con estos artefactos desde 2015, lo que ha dado como resultado que el año pasado 7.073 personas hayan resultado muertas o heridas en 54 países (el 80 % de ellas eran civiles y la mitad niños).

Además del fuerte aumento que representa esa cifra frente al año anterior, supone el doble del récord anual más bajo que se haya registrado y que corresponde a 2013.

Entre las minas que causaron ese daño había tanto minas manufacturadas industrialmente, como de tipo artesanal e improvisado, indicaron los autores del informe.

La comunidad internacional aprobó en 1997 un tratado que prohíbe el uso, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonales, y que establece su destrucción, el corolario de un trabajo de diplomacia que fue impulsado desde la sociedad civil por ICBL, que recibió ese mismo año el premio Nobel de la Paz por este esfuerzo.

Hasta ahora 164 países han ratificado ese pacto, pero países claves, como Rusia, Estados Unidos o China, además de varios donde se siguen utilizando (Siria, Birmania, India y Pakistán) se mantienen fuera de él.

La ICBL tiene constancia de que India, Irán, Birmania, Pakistán y Rusia siguen produciendo activamente minas antipersonales, mientras que China, Cuba, Corea del Norte, Corea del Sur, Singapur, Estados Unidos y Vietnam mantienen la capacidad para hacerlo, comentó a Efe la responsable editorial del informe, Marion Loddo.

Siria y Afganistán fueron los países que reportaron el mayor número de víctimas el año pasado, pero solo se ha confirmado que un Estado, Birmania, utilizó minas antipersonales entre mediados de 2020 y el pasado mes.

En cambio, varios grupos armados irregulares también echaron mano de estos artefactos ilegales en al menos seis países (Afganistán, Colombia, India, Birmania, Nigeria y Pakistán), según el informe.

«El uso de minas antipersonales por parte de los Estados siguen siendo relativamente raro y sólo un Estado fuera del tratado lo uso en el último año, pero su utilización por parte de grupos armados no estatales es preocupante y se debe hacer más por evitarlo», subrayó una de las autoras de la investigación, Ruth Bottomley.

Gracias al tratado, más de treinta países han quedado libres de minas, con Chile y el Reino Unido que han sido los que se han unido a este grupo más recientemente. La otra cara de la medalla es que todavía quedan 60 países y otras áreas donde se sabe que hay minas «sembradas».

Las labores de desminado se retrasaron por la pandemia y el año pasado se limpió un 6 % menos de superficie que en 2019 (146 kilómetros cuadrados, frente a 156 km. cuadrados), aunque un total de 135.000 pudieron ser destruidas.

Según Loddo hay algunos países donde queda «una contaminación muy pequeña por minas», como Ecuador, Perú, Senegal y Níger, donde sería muy fácil eliminar completamente estos explosivos letales si hay los recursos suficientes y en la medida en que la pandemia permita realizar los trabajos con este fin./800NOTICIAS