Electricidad estática: ¿Qué es y cuáles son sus riesgos para la salud?

Oct 4, 2021 | Salud

El fenómeno de la electricidad estática puede manifestarse en casi cualquier lugar y momento. Se produce cuando se han acumulado cargas en algún objeto y se disipan hacia otro que tiene menor carga, con el que entra en contacto.

En una fábrica, en la oficina, en la casa, al estrecharle la mano a alguien, tocar el pomo de una puerta, rozar una superficie… salta de improviso una chispa, generando un sobresalto en las personas. La electricidad estática no es algo tan inocuo siempre.

De manera directa, la descarga en sí no es peligrosa, pero puede estar asociada con circunstancias que sí lo son. Una explosión o un incendio, cuando hay materiales inflamables o un accidente laboral por el movimiento brusco.

¿Qué es la electricidad estática?
La estática es una forma de electricidad. Se produce por la acumulación de energía en un material determinado. Y es que, sean conductores o no, los cuerpos tienen la capacidad de absorber y retener un potencial eléctrico estacionario.

En la electricidad estática los electrones viajan por el cuerpo, llegando hasta el borde del mismo. Por el contrario, cuando los electrones fluyen de un extremo hacia otro en un cuerpo, la electricidad es dinámica. Esto es lo que conocemos como corriente.

Ahora bien, la electricidad estática se manifiesta en forma de descargas, cuando un objeto que tiene mayor energía acumulada entra en contacto con otro de menor carga. Y entonces se produce el chispazo, a menudo visible. Esta descarga resulta mínima y no sobrepasa los 0,005 amperios.

El cuerpo humano es un buen conductor de la electricidad y también un acumulador. Por curioso que parezca, puede almacenar una gran cantidad de energía. Si no llega a 4000 voltios, no experimentarás los chispazos.

La acumulación depende de varios factores:

A mayor movimiento, mayor carga.
Ciertas características físicas de la persona (por ejemplo, sudoración excesiva o hiperhidrosis).
Contacto con cuerpos susceptibles de cargarse.
Cercanía a campos eléctricos generados por cuerpos cargados.
Humedad en el ambiente.
Vestimenta, ya que las fibras sintéticas favorecen la acumulación de cargas.
Tipo de piso, pues la estática es un problema habitual con el parqué.
Cómo se produce la electricidad estática
Se considera que todos los elementos generan electricidad estática, sea cual sea su estado: sólido, líquido o gaseoso. De hecho, los rayos se deben a la fricción de partículas de vapor de agua en las nubes, por ejemplo.

Normalmente, en los cuerpos existe una carga similar entre los electrones (negativos) y los protones (positivos). Esto quiere decir que lo común es que se mantenga el estado neutro, que es eléctricamente estable.

Ahora bien, la electricidad estática se produce cuando dos cuerpos intercambian sus cargas. Es decir, tiene lugar un desequilibrio por transferencia de electrones.

Esto puede ocurrir de varias maneras:

Por fricción o rozamiento entre materiales de diferente composición o naturaleza. Uno cede y el otro gana electrones. Esto se observa en el experimento que hacíamos en la escuela, con el peine al rozarse con el cabello.
Carga por contacto: al acercarse dos objetos o mantener contacto entre sí, uno puede cargarse positiva o negativamente. En otras palabras, los electrones se mueven de un cuerpo al otro.
Entre los materiales con mayor capacidad para producir estática por fricción están el vidrio, el nailon y el poliéster, el poliuretano, los acrílicos, el teflón y cualquier objeto elaborado con estos materiales.

La cantidad de electricidad estática producida por contacto es mucho menor que la que se genera por fricción. Sin embargo, el fenómeno puede manifestarse por igual.

Riesgos de la electricidad estática para la salud
Las descargas de electricidad estática son bajas en términos de amperaje, por lo que no resultan peligrosas para la salud en la mayoría de las personas. Al menos no de manera directa.

En muchos casos, no pasaremos de sentir una leve molestia parecida a un calambre, un pequeño espasmo o un ligero susto. Pero, en algunas personas se pueden manifestar ciertos síntomas que hacen presumir la existencia de una alergia a la electricidad.

Por su parte, en los pacientes con marcapasos y otros dispositivos implantables, las descargas eléctricas pueden producir interferencias transitorias. Si bien no se tienen noticias de daños en los equipos.

Además, se ha relacionado a la electricidad estática con una dolencia conocida como lipoatrofia semicircular. En este trastorno se afecta el tejido adiposo, presentándose hundimiento en la cara anterior y lateral de los muslos. Sin embargo, no hay suficiente evidencia al respecto.

Riesgos laborales
En el ámbito industrial hay diversas actividades que pueden generar o acumular cantidades de carga eléctrica. Por ejemplo, la circulación de un fluido a alta velocidad por un ducto, el vaciado de granos en un silo, la pintura con atomizador a alta presión.

En tal sentido, en los ambientes de trabajo se observan diferentes situaciones de riesgo asociadas con la electricidad estática. Para comenzar, si el fenómeno se presenta con mucha frecuencia, se puede generar una sensación de incomodidad que derive en insatisfacción laboral.

Por otro lado, en determinadas labores, una descarga eléctrica conlleva riesgos. Por ejemplo, si la persona está realizando un trabajo en altura, puede significar una desatención o la realización un movimiento brusco que incrementa las posibilidades de una caída.

Aparte de ello, en ambientes con riesgo de incendio o explosión, donde hay gases o sustancias inflamables (butano, propano, gasolina, alcohol), así como materiales detonantes (pólvora, dinamita), una chispa eléctrica puede resultar en un accidente mortal.

Medidas preventivas
La primera y más importante medida debería ser eliminar la posibilidad de que se genere la electricidad estática. A tales fines, controlar las variables que contribuyen con la recombinación de las cargas es primordial en ámbitos laborales.

Esto depende de varios factores:

Conductividad de los materiales: un aislante o un mal conductor no contribuye con la circulación de cargas acumuladas. Más bien, se deben preferir aquellos materiales disipativos.
Ropa de los trabajadores: debe confeccionarse con tejidos antiestáticos, evitando los sintéticos.
Deshumidificadores: en ambientes de humedad relativa elevada, las moléculas de agua se depositan en los materiales, aumentando su conductividad.
Uso de suelos conductores antiestáticos.
Utilizar equipos de ionización de aire en los espacios de trabajo donde sea necesario.
Conectar a tierra los dispositivos eléctricos en contacto con el piso.
Tener cuidado con la electricidad estática en su justa medida
En una oficina o en el hogar, tocar objetos que producen descargas eléctricas suele constituir un motivo de queja o incomodidad. Sin embargo, este problema puede ir más allá de una simple molestia, ya que se pueden provocar movimientos que desencadenen accidentes domésticos o laborales.

En una fábrica o en un taller, donde hay sustancias peligrosas (tóxicas, inflamables o explosivas), los riesgos pueden ser mayores. Por esta razón, se deben tomar las correspondientes medidas de prevención y protección de los trabajadores, de acuerdo con lo establecido en las leyes.

Es conveniente partir de un análisis y evaluación de los potenciales riesgos. Luego, se buscarán establecer las acciones y mecanismos necesarios para controlar y reducir los factores que generan las descargas.

Por último, no hay que olvidar el factor humano. Junto a todas esas medidas, se debe brindar formación e información a los trabajadores sobre las normas de seguridad e higiene laboral.

800 Noticias