Más de 800 niños merideños atendidos por alianza Saman-Semilleros de Esperanza

Dic 14, 2020 | Información General

En dos días de operativo en el Páramo Andino, Cáritas Arquidiocesana de Mérida a través del proyecto SAMAN, y el presbítero Javier Muñoz, coordinador del proyecto Semilleros de Esperanza, atendieron a más de 800 niños menores de 12 años con desayunos, vitaminas y micronutrientes.

El equipo arquidiocesano se trasladó a las comunidades de Timotes, Chachopo, La Venta, San Rafael de Mucuchíes, Mucurubá y Escaguey para continuar con el proyecto Saman (Sistema de Alerta, Monitoreo y Atención en Nutrición y Salud) dirigido a niños menores de 5 años, embarazadas y lactantes en riesgo de desnutrición; e iniciar el programa Semilleros de Esperanza, que brinda desayunos y meriendas, mientras se difunde la vida y obra del Siervo de Dios Monseñor Miguel Antonio Salas.

Proyecto Saman

Los niños atendidos durante los dos días de actividad fueron pesados y tallados para hacer un diagnóstico preciso y oportuno sobre su estado nutricional, así como entrevistas al núcleo familiar para conocer las condiciones de alimentación y en caso de ser necesario iniciar el acompañamiento con micronutrientes hasta alcanzar sus medidas ideales. Todos los niños recibieron su dosis de desparasitantes y vitaminas. Por otra parte, un protocolo similar se activó con las embarazadas y lactantes que presentaron un déficit nutricional.

Con la instauración del proyecto en la parroquia Santa Bárbara de Chachopo, este jueves, y el reinicio de otros viveros, Cáritas Mérida alcanza 30 parroquias activas, lo que permite monitorear a más de 500 niños, embarazadas y lactantes, cada mes.

Semilleros de Esperanza

Un proyecto promovido por el presbítero Javier Muñoz, Vicario Episcopal para la causa de los Santos, con la intención de brindar desayunos a niños vulnerables de toda la extensión de la arquidiócesis de Mérida, ejemplificando la labor de servir con la vida y obra de Mons. Miguel Antonio Salas.

“Este proyecto es un sueño de hace más de dos años, cuando se planteó la necesidad, al Cardenal Baltazar Porras, de poder ayudar en medio de toda esta crisis que vivimos en Venezuela a los niños vulnerables de nuestra arquidiócesis de Mérida, a nombre de esta causa del Siervo de Dios”, señaló el padre Muñoz.

El programa inició este miércoles 9 de diciembre, en la parroquia Santa Lucía de Timotes, donde se atendieron 137 niños. Próximamente esta alianza se replicará en las diferentes parroquias eclesiásticas, para seguir trabajando en el bienestar de los más pequeños. (Prensa Cárita)