Docentes de Mérida exigen al Gobierno nacional cumplir promesa de reparar filtraciones en preescolar

Dic 2, 2020 | Información General

Cinco de las siete aulas de clases donde más de 120 niños reciben clases en el Jardín de Infancia Niño Simón de la ciudad de Mérida tienen graves filtraciones en sus techos desde hace más de una década. La problemática no ha sido resuelta hasta la fecha por el Ministerio de Educación, ente al que está adscrito este centro educativo, ni por los funcionarios enviados en agosto pasado por Jehyson Guzmán, designado por Nicolás Maduro como protector del estado, quienes prometieron hacer las reparaciones necesarias.

Magdaly Herrera, exdirectora y docente de la institución, dijo este lunes 30 de noviembre que en agosto pasado dos personas evaluaron los daños en el jardín de infancia, enviadas por Jehyson Guzmán, quien actualmente es candidato a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre por el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

«Vinieron dos hombres, un arquitecto y un funcionario que dijo que habían sido enviados por Jehyson Guzmán. Se subieron al techo, revisaron todos los daños e hicieron un avalúo. Dijeron que se necesitaban 2 camiones de arena y 50 pacas de cemento, porque lo demás nosotros ya lo tenemos desde 2018 que fue entregado por la Fede (Fundación de Edificaciones y Dotaciones Educativas). Nos prometieron que luego de que terminaran unas reparaciones que estaban haciendo en el Ambulatorio El Llano venían a reparar aquí, pero eso fue ya en agosto y aún nada», dijo Herrera.

Además de las filtraciones en los techos, toda la infraestructura, construida hace aproximadamente 45 años, necesita mantenimiento y reparaciones para su óptimo funcionamiento. Las áreas verdes tienen maleza sin cortar desde hace meses, la cual invisibiliza el parque infantil del preescolar.

Salud de niños y docentes afectada

Aunque debido a la cuarentena nacional por COVID-19 están suspendidas las clases presenciales, docentes, niños, padres, representantes y personal administrativo y obrero igualmente visitan el jardín de infancia para realizar actividades que no pueden hacerse virtualmente. Herrera resaltó que las filtraciones se han agravado por la temporada de lluvias, afectando la salud de niños y docentes.

«Hace aproximadamente cinco años una docente tuvo que incapacitarse porque le salió un hongo en la piel producto del polvillo que cae del techo por las filtraciones, y hace 15 días otra maestra sufrió afecciones respiratorias por lo mismo. Dos aulas son las que están en peor estado, pero otras tres también necesitan reparación. En abril teníamos previsto hacer una actividad para recaudar fondos y así adquirir lo que nos falta, pero se suspendió por la cuarentena», contó Herrera.

En este preescolar dictan clases en dos turnos, mañana y tarde, 20 maestras, y otros 10 trabajadores conforman el personal administrativo y obrero. Junto a los más de 120 niños, todos están expuestos a las enfermedades que pueden causar las referidas filtraciones. (María F. Rodríguez -El Pitazo)