Imagen de la Chinita recorrió calles y avenidas de Mérida

Nov 18, 2020 | Información General

La imagen de la Virgen de Chiquinquirá, que cada 18 de noviembre es homenajeada en la Catedral Basílica Menor de la Inmaculada Concepción, hoy recorrió calles y avenidas de la ciudad de Mérida a bordo de un camión, ataviada con un manto nuevo pintado a mano y sobre docenas de rosas y calas rojas, rosadas y blancas. El recorrido se hizo luego de que finalizara la misa oficiada desde las 9:00 am., a puerta cerrada por el COVID-19.

Por primera vez en casi 70 años no se realizan ni la acostumbrada misa a puertas abiertas ni la procesión por las calles de Mérida con decenas de fieles de la patrona de los zulianos en su día, cuya devoción se demuestra en esta ciudad desde la década de 1950. La Virgen morena vistió un manto con su imagen sobre las aguas del Lago de Maracaibo, pintado a mano y donado por la familia Sánchez Morales.

A la eucaristía asistieron pocas personas, entre las que estaban el gobernador del estado junto a otras autoridades regionales, devotos que desde siempre han colaborado con la organización de las festividades de la Chinita, algunos periodistas y clérigos. La misa fue transmitida por emisoras de radio locales y por la Televisora Andina de Mérida (TAM).
Por primera vez en casi 70 años la misa por el día de la Chinita, que cada 18 de noviembre se oficia en la Catedral de Mérida, se hizo a puerta cerrada. Sin embargo, fue transmitida por radio y televisión locales | Foto: cortesía Leo León


Aglomeración a las puertas de la Catedral

A pesar de la reiterada solicitud por parte de Monseñor «Kike» Rojas, Obispo Auxiliar de Mérida, sobre la necesidad de mantener el distanciamiento social para prevenir el contagio de COVID-19, decenas de devotos de la Virgen de Chiquinquirá se aglomeraron a las afueras de la Catedral para verla salir rumbo al recorrido pautado. Hombres, mujeres, ancianos, niñas y niños, algunos sin usar correctamente el tapabocas, se juntaron para ver la imagen de la Chinita. Otros devotos, en cambio, prefirieron adorar a la Virgen desde sus casas.

«Soy zuliano y devoto de la Chinita desde siempre. Vivo en Mérida desde hace más de 40 años y todos los 18 de noviembre iba con mi familia a la misa que se hace en su honor y de allí nos uníamos a la procesión. Este año decidimos responsablemente no ir a verla porque por mucha fe que le tenemos, la existencia del coronavirus es real y los contagios siguen aumentando. Uno tiene que cuidarse y cuidar a los demás. En casa le rezamos y escuchamos la misa por la radio», dijo José Contreras a El Pitazo.
A pesar de las reiteradas solicitudes del Obispo Auxiliar de Mérida de evitar aglomeraciones para prevenir el contagio de COVID-19, decenas de devotos de la Chinita se aglomeraron a las afueras de la Catedral para ver su imagen al salir de la misa a puerta cerrada este #18Nov | Foto: cortesía Leo León
Gaiteros la acompañaron

Cuando terminó la eucaristía, y como es costumbre, un grupo de hombres, y también algunas mujeres, cargaron sobre sus hombros la imagen de la Virgen de Chiquinquirá para sacarla de la Catedral al son de gaitas que tocan músicos devotos. Una vez montada en el camión dispuesto para el recorrido, otros grupos de gaiteros se iban sumando en el camino para no dejar de cantarle a la Chinita.

Aunque no hay registro de una fecha específica de inicio, la adoración en Mérida a la patrona de los zulianos data de la década de 1950, y la tradición oral, según relata el periodista Freddy Criollo, indica que fue el padre del sacerdote Emiro Fuenmayor quien comenzó a celebrar el día de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá en esta ciudad. Desde entonces cada 18 de noviembre siempre se oficia una misa en su honor y se hace una procesión con gaitas por calles y avenidas de la ciudad. (MFR-El Pitazo) (Fotografía: El Pitazo)