Habitantes de San Rafael de Mucuchíes se manifiestan ante falta de gas, luz y gasolina

Nov 11, 2020 | Información General

El municipio Rangel ubicado en Mérida, era uno de los estados más pujantes en el sector agrícola. Más del 50 % de la producción de papa, zanahoria y ajo, además de hortalizas que se consumían en Venezuela provenía de esta localidad cuya capital es Mucuchíes.

Hoy sufre las inclemencias de los cortes eléctricos, la falta de gas y gasolina. Sus habitantes están obligados a cocinar con leña o gasoil en el mejor de los casos.

Este miércoles 11 de noviembre decidieron manifestar su molestia trancando la carretera Trasandina a la altura de San Rafael de Mucuchíes.

Agricultores, amas de casa y jóvenes que merecen un futuro próspero salieron a exigir mejoras en los servicios públicos, principalmente gas para cocinar, luz para cumplir sus actividades cotidianas y gasolina que les permita sacar sus cosechas hasta al mercado.

«Esta situación es muy triste, estamos como en tiempos pasados. No tenemos gas ni siquiera para calentar un guarapo. Leña tampoco se consigue y ya hasta los palos de las cercas se están robando para poder cocinar, no es justo, somos seres humanos», dijo un agricultor entre lágrimas.

Los habitantes de esta zona de Mérida pasan meses sin gas, aseguran que no son atendidos ni por la alcaldía (oficialista) ni por Nevado Gas (del Gobierno) y que la empresa privada les cobra hasta 50 dólares americanos por una bomba de gas.

«Nosotros no tenemos un sueldo fijo, mucho menos ganamos en dólares; trabajamos el día y muchas veces la paga es en comida porque si no se vende lo que se cosecha, ¿cómo nos pagan?»

Pero no solo la falta de gas afecta a los productores y habitantes del páramo. Los constantes cortes de electricidad no les permiten realizar actividades laborales o en casa. Tampoco los niños, niñas y adolescentes pueden desarrollar de manera oportuna las asignaciones escolares implementadas de forma online debido a la pandemia por la Covid19.

«Muchas veces nos levantamos a oscuras y nos acostamos a oscuras (…) en octubre pasamos días enteros sin luz y nadie dice nada, nadie responde por la comidita que se daña o por los pocos electrodomésticos que nos quedan. Aquí no hay alcalde, no hay protector, no hay gobernador, aquí no hay ninguna autoridad que responda o que por lo menos dé la cara; pero seguro por ahí deben venir a buscar votos pa’ diciembre», sentenció.

De acuerdo a la organización no gubernamental Promedehum, este municipio estuvo más de 157 horas sin luz durante octubre.

No es la primera vez que habitantes del páramo salen a expresar su descontento con la situación país. El pasado 14 de octubre, un grupo de personas protestaron luego de permanecer 23 horas sin servicio eléctrico. En esta manifestación fue detenido el ciudadano Ramón Albarrán, quien, tras permanecer 72 horas en el comando de la Guardia Nacional, fue dejado en libertad plena. Ante el miedo por algún tipo de represalia o que dirigentes oficialistas tomen acciones en su contra, la fuente consultada para esta nota, solicitó reservar su identidad.

La manifestación se extendió durante todo el día, sumándose en horas de la noche, la comunidad de La Toma, en el mismo municipio Rangel. Aseguraron que no levantarán la protesta mientras no haya una respuesta y un compromiso por parte de las autoridades con competencia. (Emmanuel Rivas-Fotos: D.B Fernández) (RAG)