Juez dicta libertad plena a cinco policías implicados en asesinato de Wuilderman Paredes

Oct 26, 2020 | Información General

Este jueves 22 de octubre el juez del Tribunal Penal de Juicio N° 05 del estado Mérida, José Gerardo Pérez Rodríguez, dictó sentencia sobre el caso del asesinato de Wuilderman Paredes Moreno, cometido durante el ataque con armas de fuego por parte de funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) el 8 de junio de 2019, en el marco de una cola por gasolina que sumaba más de una semana en los Llanitos de Tabay, municipio Santos Marquina del estado Mérida. En el hecho también resultaron lesionados Luis y Gerardo Paredes, primos de la víctima mortal. Este último sufrió heridas de gravedad y durante el juicio identificó a sus agresores, a quienes dictaron libertad plena.

De los seis funcionarios policiales detenidos por el hecho, solo fue condenado a 18 años de prisión Luis Gerardo Vargas, hallado culpable por el asesinato de Wuilderman Paredes. Los otros cinco funcionarios fueron absueltos: Juan Bautista Cordero Freites, Freddy Bladimir Rodríguez, Daniel Antonio Vivas Albornoz, Junior Enrique Valero Ortega y Erica del Carmen Peña Sánchez. A pesar de que Gerardo y Luis Paredes identificaron durante el juicio a Cordero y Rodríguez como sus agresores, el juez expresó en su dictamen de sentencia que no tenía pruebas en contra de ellos.

“Para que se haga justicia tenían que haberme matado. Lo que me hicieron me echó a perder la vida, ya no puedo hacer mi trabajo por las heridas causadas, porque yo trabajo con maquinaria pesada. Me siento burlado”, dijo Gerardo Paredes al equipo de prensa del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes (ODH-ULA) este viernes 23 de octubre, cuando acudió al Circuito Judicial Penal para firmar el acta final del juicio.

Juan Bautista Cordero Freites, además de haber sido imputado en este caso como determinador del homicidio calificado por motivos innobles en perjuicio de Wuilderman Paredes y homicidio calificado por motivos innobles frustrado en perjuicio de Gerardo Paredes, así como trato cruel en perjuicio de Luis Paredes, era el jefe de la PNB en Mérida cuando ocurrieron los hechos, a cuyos subalternos dio la orden de disparar, según lo relatado por las víctimas.

El ODH-ULA denuncia que el dictamen de libertad plena para Juan Cordero constituye un precedente lamentable en la justicia venezolana en tanto que favorece la impunidad frente al uso desproporcionado de la fuerza contra civiles desarmados ordenado por este comisionado jefe, violando tratados internaciones y la legislación nacional. (PODH-ULA)