El Milagro de Yaxury Solórzano lleva a José Gregorio a los altares

Oct 26, 2020 | Informacion General

Yaxury Solórzano Ortega es llanera. En Guárico, específicamente en el hato Mango Coveras, comenzó de manera trágica esta historia que hoy tiene de nuevo un final feliz.

El incidente ocurrió el 10 de marzo de 2017, cuando la pequeña tenía 10 años mientras se desplazaba, en moto, junto a su padre. Al paso les salieron unos ladrones de moto, quienes a tiros pretendieron cometer el asalto. La niña llevó la peor parte: un proyectil impactó en la cabeza, dejándola gravemente herida.

Por lo ocurrido, la niña tuvo que ser trasladada a bordo de una lancha hasta San Fernando de Apure (estado Apure), donde fue ingresada en el hospital Pablo Acosta Ortiz cuatro horas después de haber recibido el disparo, según refiere el monseñor Ramírez Padilla citando al portal JoséGregorio.org.

A pesar de su estado crítico, la institución médica no contaba con neurocirujanos, por esta razón la pequeña pasó 48 horas a la espera de una intervención. En ese tiempo, de acuerdo con testimonios médicos, la niña tuvo una considerable pérdida de masa encefálica.

La madre de Yaxury, al saber que iría a operación con pronóstico reservado, pidió al doctor José Gregorio Hernández que intercediera por su pequeña. Él respondió, “no te preocupes, que tu hija va a salir bien”, según testimonio.

Luego de la intervención, los doctores le expresaron que la niña presentaría discapacidad a futuro, en el área motriz, lingüística, visual y pérdida de visión por el severo daño cerebral que sufrió, no obstante, luego de 20 días de la operación, la pequeña quedó completamente sana.

“Siempre se maneja el término de ‘presunto’ para este tipo de milagros. La comisión médica de la Santa Sede confirmó que no hay explicación médica para lo que se ha estudiado, por lo cual, se presupone la intervención de Dios a través de José Gregorio. En los pasos siguientes se comprobará que la devoción es muy clara”, sostiene monseñor Castro.

El 18 de enero de 2019, el cardenal Baltazar Porras entregó ante la Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano el expediente que registra el milagro hecho por el “Médico de los Pobres” a la niña Yaxury Solórzano Ortega. El caso fue evaluado por un tribunal eclesiástico en diciembre de 2018 donde no encontraron explicación razonable para el hecho.

La pequeña Yaxury hizo acto de presencia en el acto de exhumación, realizado en la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, en compañía de su madre y hermana, en agradecimiento por el milagro concedido.

En las imágenes, se pudo ver a una niña completamente sana, sin ninguna discapacidad física y sin rastro alguno de haber estado al borde de la muerte.

El párroco del la iglesia, Bernardino Barracchini, detalló que esta mañana se extrajo una «reliquia magna», que estará en la ceremonia de beatificación y será presentada por la persona que recibió el milagro, en este caso, la niña Yaxury Solórzano.

A la espera de la canonización

Luego del decreto papal, el Sumo Pontífice, anunciará la fecha del acto litúrgico oficial de beatificación de José Gregorio Hernández, el cual se espera que se lleve a cabo durante el primer trimestre del año 2021.

José Gregorio Hernández es el cuarto beato de Venezuela y el primero de carácter laico en la historia del país. Lo acompañan en los altares tres religiosas: la Madre María de San José (1875-1967), beatificada por el papa Juan Pablo II en 1995; la Madre Candelaria de San José (1863-1940), proclamada por el papa Benedicto XVI en 2008, y la Madre Carmen Rendiles (1903-1977), beatificada por el papa Francisco en 2018.

El próximo paso en el camino del Dr. Hernández es su canonización. Para ello, la comisión de la Iglesia católica venezolana que lleva esta causa deberá documentar un nuevo milagro concedido por el galeno después de su beatificación y presentarlo, para su estudio, ante la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano, tal como hizo con el expediente de la beatificación.

Si el nuevo milagro pasa las pruebas respectivas, el médico se convertiría en San José Gregorio Hernández, uno de los 7.000 santos de la Iglesia católica y el primero de Venezuela./2001