muerto

La vida de Claudio César Paredes Pirela, de 24 años, terminó, ayer a las 10.00 de la noche, cuando agarró un revólver y se dio un tiro. A las afueras de la morgue forense de Maracaibo sus familiares estaban herméticos, se limitaron a comentar que trabajaba como mecánico.

Detectives del Eje de Homicidios de la Policía científica detallaron que suceso se produjo en la Residencia Altos Cerros, en el sector Haticos, parroquia Cristo de Aranza. Al parecer el muchacho discutió con su pareja sentimental, horas después lo hallaron casi muerto con el arma de fuego en las manos.

Los parientes del infortunado lo trasladaron hasta el Hospital General del Sur donde los médicos de guardia certificaron su deceso. Los sabuesos manejan como móvil del deceso el suicidio sin descartar otras hipótesis. (LV)