cadverenmorgue18

La avenida Libertador del casco central de Maracaibo se convirtió en el escenario de dos crímenes.

El cadáver de Cleiver de Jesús Castillo Rodríguez (27) permanecía, ayer, sobre una de las mesas de latón donde los comerciantes colocan la mercancía, luego que unos presuntos delincuentes lo apuntaran con un arma de fuego y sin mediar palabras le dispararan en el ojo derecho.

Mientras los detectives del Eje de Homicidios colectaban las evidencias y entrevistaban a testigos que dijeron no saber nada, el cuerpo sin vida del vigilante ingresó a la morgue forense. Solo 12 horas bastaron para que la violencia cobrara una nueva víctima, esta vez le tocó el turno a Jhonny Jesús Parejo Olivares (33).

Testigos del hecho comentaron que la víctima trabajaba como comerciante cerca del centro comercial Plaza Lago. Su asesino, un compañero de labor, se acercó al puesto, le preguntó algunas cosas, transcurrido unos minutos accionó el arma de fuego que tenía escondida debajo de la camisa.

El cuerpo del infortunado quedó tendido en plena avenida Libertador, los transeúntes y vendedores informales corrieron despavoridos después de escuchar  las detonaciones. Funcionarios del cuerpo detectivesco acompañados por los efectivos de la Policía regional llegaron, a las 4.00 de la tarde, trasladaron al occiso hasta la medicatura forense.

Se conoció que Parejo se dedicaba a la venta de calzado, la compra y venta de pesos colombianos. Los sabuesos presumen que sostuvo una discusión con el gatillero por una deuda./La Verdad