1

calabozospolitachira21

En menos de una semana, desde que el dirigente social Asdrúbal Ortiz hizo pública la grave situación que por tuberculosis se estaría presentando entre los internos de  centros de detención preventiva, como Politáchira y el Cicpc, de acuerdo con reciente información que le suministraron médicos del Sanatorio Antituberculoso, la cifra ascendió considerablemente, con nuevos casos de contagio.    

“A raíz de la denuncia que se publicó en diario La Nación, que daba cuenta que al menos había 19 privados de libertad  en  Politáchira y 5 en los calabozos del  Cicpc,  el presidente de Corposalud comisionó a  personal del Sanatorio Antituberculoso para que verificara esta situación en todos estos centros, pero era una situación que ya abiertamente se conocía, inocultable, y los médicos sabían que la información es real.

De todas maneras, este miércoles fueron a Politáchira y allí conocieron que el número de contagiados había subido, de 19 a 35, y en el Cicpc, donde ya había cinco presos enfermos, ahora son siete”, explicó Ortiz.

Refirió que, según los médicos del Sanatorio, la intención principal  de visitar estos centros era la de hacer algunos despistajes entre los internos  y revisar la evolución de la enfermedad  en los pacientes que ya habían sido diagnosticados.

“Consideran que lo que ocurre, sobre todo en Politáchira, es fuerte. Conocieron de los nuevos casos y se preocuparon aún más. A los pacientes  positivos, que aún permanecen en Politáchira,  les revisaron y pusieron al día con su tratamiento, mientras que con los nuevos diagnosticados solicitaron que fueran trasladados al Sanatorio, para hospitalizarlos y suministrarles el tratamiento adecuadamente, pero esto aún no se ha hecho. Se espera que el nuevo director de Politáchira, general José Noguera,  permita cuanto antes esta solicitud. Entendemos que por su condición  de presos, pues existen normas de seguridad a seguir, pero coincido con los médicos en que la enfermedad debe ser frenada ya, porque la vida  de estas personas está en peligro. Según los médicos, el foco de contaminación de la tuberculosis  está en Politáchira y no descartan  que  el contagio siga corriendo entre los calabozos y que  algunos funcionarios policiales estén infectados”.

“Desnutrición y enfermedades condenan a muerte a los detenidos de Politáchira”

El diputado tachirense a la Asamblea Nacional, Franklin Duarte también se pronunció sobre  la situación que se está presentando, sobre todo en  Politáchira, en materia sanitaria.

“Estamos solicitando que el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo intervengan en lo que está pasando en el cuartel de prisiones de Politáchira, porque en Venezuela no existe la pena de muerte y tenemos allí una cantidad bastante importante de privados de libertad que está sometidos a pena de muerte, debido al grave estado de desnutrición que ahí hay, por la mala alimentación que están recibiendo, y por las enfermedades que están adquiriendo y no hay medicamentos, no hay insumos cómo atenderlos”, precisó el legislador nacional.

Añadió que “los  reclusos se enferman, los sacan a los centros asistenciales y a los días, a las semanas, fallecen. La información que tenemos es que ya han muerto tres, el último por tuberculosis. El día miércoles se hizo presente una comisión de salud que tomó 40  despistajes a los reclusos de este centro y todos están enfermos”.   

Continuó diciendo: —yo de esto no culpo a los policías, responsabilizo a Vielma Mora, por su mala gestión; al director de Politáchira, que ahora con la intervención lo nombran subdirector, cuando se supone que si se interviene un cuerpo policial, la norma establece que debe salir la directiva que tenía, que el primer investigado tiene que ser esa directiva; eso es lo primero que tenemos que ver—.

Por eso, “reitero que el Ministerio Público y la Defensoría deben hacerse presentes, que inicien una investigación; igualmente haré esta denuncia ante los entes nacionales e internacionales, con pruebas en mano, ante el  grado de desnutrición de los presos; incluso también tenemos funcionarios policiales desnutridos por la mala alimentación que están recibiendo en el comando. Hay una indignación dentro de la institución y el cuartel de prisiones no escapa a esta situación. Y ahora, con la intervención, pretenden tapar todas estas irregularidades que hay en Politáchira”, sostuvo Duarte. (MB)/La Nación