1

vigilante asesinadopordelincuente23

Luego de  una serie de investigaciones  y experticias que adelantaron funcionarios de la División de Homicidios del Cicpc-Táchira, que les llevaron hasta  la posible ubicación de un hombre que estaba solicitado por un reciente asesinato, este jueves, en la tarde, se originó un enfrentamiento en el cual el sospechoso resultó abatido a tiros en el sector El Corozo, municipio Torbes.

Al sujeto dado de baja por los funcionarios lo identificaron como Rafael Antonio Santos, de 27 años de edad, conocido con el alias del Pito, con domicilio en la parte alta del barrio Santa Lucía, en el mismo sector donde el jueves en la tarde encontró la muerte.

Según fuentes policiales, poco antes de las 2:00 de la tarde,  el sospechoso  fue ubicado por los uniformados que llevaban la misión de aprehenderlo, pero en vista de que este se resistió al arresto y habría sacado a relucir un arma de fuego, con la que atacó a la comisión, en respuesta los funcionarios repelieron el ataque y durante el intercambio de disparos fue herido de gravedad.

La misma comisión del Cicpc se encargó de trasladarlo hasta el Centro de Diagnóstico Integral  de San Josecito, donde prácticamente ingresó sin signos vitales.

Alias el Pito tenía un amplio prontuario policial –aseguraron las fuentes-, sobre  todo por delitos relacionados con asaltos a unidades del trasporte público y porte ilícito de armas; más recientemente había sido señalado de ser el autor material del asesinato  de un  vigilante privado, a quien  le dio un tiro en el abdomen, luego de despojar del teléfono  celular al hijo de la víctima.

Este homicidio ocurrió en horas de la tarde del 8 de agosto.

La víctima fue Jesús María Barajas Bautista, de 65 años de edad, quien vivía en San Josecito, municipio Torbes, y trabajaba como vigilante privado en una empresa de San Cristóbal.

Barajas vestía el uniforme de vigilante, puesto que  se dirigía a trabajar al momento del hecho. A las  2:30 de la tarde, él y su hijo  viajaban como pasajeros en una buseta de la línea Rómulo Gallegos con rumbo a San Cristóbal.

Un sujeto, que se supone era Santos -a quien conocían en el sector por este tipo de delitos y por ellos estaba parcialmente identificado-, a la altura de la pasarela de Santa Lucía puso en marcha su plan, forcejeó con el hijo de la víctima para despojarlo de su celular, pero  Barajas, al percatarse de esa situación, intervino en defensa del muchacho, siendo herido de un balazo en el abdomen.

De inmediato el hampón bajó de la unidad en veloz carrera; pero lo que  nadie esperaba era que el vigilante  corriera detrás de él, aun herido. Solo alcanzó a desplazarse  unos cuantos metros, cayó agonizante, a mitad de carretera, mientras el asaltante huyó con el celular.

De nada valió el esfuerzo que hicieron los paramédicos de Protección Civil Torbes para reanimarlo, pues ante la mirada atónita de su hijo y de otras personas, el sexagenario falleció./Miriam Bustos-La Nación