1

guardianacionalenzonadecrimen21

Los empleados de una ferretería, en la calle 71 con avenida 3C del sector La Lago, no trabajaron ayer. Un sicario disparó contra Juan Andrés Morillo (44), encargado del local, cuando llegaba en su Explorer, verde, placa GBG07U, para abrir el establecimiento. La víctima sostenía a su ahijado, recién nacido, en sus brazos cuando un proyectil se le incrustó en la frente.

Sin hacer muchas preguntas, uno de sus compañeros de trabajo lo montó en la camioneta y lo llevó a la emergencia del Hospital Coromoto de Maracaibo. Ingresó muerto.

“Sólo sabemos que le dispararon cuando llegaba a la ferretería y que cargaba a su ahijado, de 45 días de nacido”, repetían los allegados en el centro de salud, mientras se consolaban unos a otros.

El recién nacido estaba estable, recibía atención médica porque sufrió un golpe cuando su padrino se cayó herido sobre la acera.

Investigación

A la parroquia Juana de Ávila llegó Polimaracaibo, unos militares de la Guardia Nacional y la Policía científica. Buscaron detalles entre los empleados y en los comercios cercanos. Unos no tenían claro lo sucedido por la rapidez con la que actuó el homicida y los otros juraron que no había cámaras de seguridad que grabaran el ataque.

Un joven, empleado de una pequeña tienda cercana, relató que a las 8.00 de la mañana vio llegar la Explorer, sabía que era Morillo. “Ese señor era tratable y pana, llegó con su comadre que es la secretaría de la ferretería”. Lo vio manejar hasta el fondo, donde solía estacionar la camioneta, y luego notó el alboroto. "No escuché ninguna detonación”.

Los policías explicaron que el homicida llegó a pie, siguió la camioneta y sorprendió al encargado del local. "La secretaría le rogó para que no disparara porque cargaba a su niño en los brazos. Este la ignoro, lo apuntó en la frente y disparó". Huyó por un cerro de la zona.

Los detectives comenzaron las investigaciones para conocer los detalles del homicidio, no descartan ninguna hipótesis en el homicidio. En las primeras pesquisas no determinaron el móvil del caso./La Verdad

Gobernación de Mérida