1

nancycontreras11

De dos tiros fue ultimado, en presencia de su esposa, un conocido productor agropecuario  tachirense que se resistió a que dos delincuentes lo despojaran de su vehículo de carga, en el garaje de su propia casa, en El Cobre, municipio José María Vargas, donde se presume que lo estaban esperando.

El crimen de Freddy Alexander Sánchez Contreras, de 43 años de edad, a quien cariñosamente sus amigos llamaban “viejito”, ocurrió este lunes, después de las 6:30 de la tarde, en  la calle Ricaurte con carrera 7 de la localidad de El Cobre.

De acuerdo con lo que se pudo conocer en torno al asesinato de Sánchez Contreras, fueron dos sujetos que se movilizaban en un vehículo, tipo sedán, azul, tal vez un Chevrolet Corsa, que una vez observaron que el productor y su esposa entraron a la vivienda por el garaje, los sorprendieron con la intención de despojarlos del camión Súper Duty del agricultor.

Se dijo que  mientras uno de los hampones se quedó dentro del carro azul, el otro, armado,  irrumpió en el garaje y le ordenó que le entregara las llaves del vehículo, orden a la que Sánchez se resistió e incluso forcejeó con el sujeto para evitar que lo despojaran del camión,  cuando fue herido por el asaltante.

A la vez que el criminal emprendió la huida  sin lograr su cometido, el productor agropecuario cayó al piso gravemente herido. Los proyectiles hicieron blanco en el abdomen, con orificio de salida en la espalda, y en el cuello, con orificio de salida en el hombro derecho.

De inmediato Sánchez fue trasladado al centro asistencial más cercano, pero al ser  ingresado al ambulatorio, ya se encontraba sin signos vitales.

En el lugar del hecho y en el ambulatorio local, posteriormente se hicieron presentes funcionarios de Politáchira para indagar sobre lo ocurrido; lo propio hicieron investigadores del Cicpc, de la subdelegación La Grita, que se ocuparon de trasladar el cadáver hasta la morgue del Hospital Central de San Cristóbal.

“Estamos cansados de tanta inseguridad”

Precisamente, a las afueras de la morgue del Hospital Central, ayer en la mañana, había un nutrido grupo de amigos  y familiares a la espera de que les entregaran el cuerpo de Sánchez y llevarlo a sepultar en la tierra que lo vio nacer hace  43 años.

Todos se mostraban dolidos e indignados por lo ocurrido. Lamentaron la muerte del productor agropecuario, quien regresaba a su casa luego de trabajar; consideraron que fue un  hecho injusto, que el pueblo en su totalizad rechaza y que a la vez exige justicia.

“Él era un hombre responsable, honesto, muy trabajador, tal vez el más trabajador del pueblo, y vinieron y lo mataron así, solo porque no se dejó robar su vehículo”, observó uno de ellos.

Dijeron estar cansados de la inseguridad que están causando los delincuentes, que al parecer no son del municipio José María Vargas, sino de jurisdicciones vecinas.

“Los productores de la zona estamos muy preocupados con todo esto que está pasando. Todos somos como Freddy Alexander, gente sana, sin vicios, que se dedica solo a trabajar. Pero los robos, droga, atracos y asesinatos cada vez se hacen más constantes en El Cobre y no lo vamos a permitir, aunque nos sentimos impotentes. Queremos seguridad, ese pueblo bonito y maravilloso de repente cambió y a la gente ahora le da temor salir  a la calle por lo inseguro que se ha vuelto”, agregó otro.

Por su parte, Nancy Contreras, tía de la víctima, fue contundente al reforzar la denuncia sobre la inseguridad que está arropando a El Cobre: “es demasiada. Anoche (el lunes) perdió la vida mi sobrino, por eso pedimos justicia. Y a quienes hicieron eso, de esta vida no se van sin pagar. Le pido a Dios todopoderoso que aparezcan, vivos o muertos, pero tienen que aparecer.  De esta vida no se van sin pagar, porque lo que se aquí se hace, aquí se paga. De esta vida no se van sin pagar. Algún día pagarán por lo que hicieron. Esos  delincuentes no son del municipio, pero sí deben ser de cerca, de La Grita, Seboruco o Las Mesas. Dejó tres hijos, el más pequeño de tres años. Lo estaban como esperando. Él  regresaba con su esposa, de trabajar, fueron a echar gasolina y cuando llegaron a la casa, los estaban esperando. Los estaban como cazando”, dijo la dama.(MB)/La Nación