furgoneta14

A “Charito” la lloran vecinos de la urbanización La Isabelica, en Valencia. Algunos dicen que a Rosario la amenazaba de muerte su hijo Fernando. Las palabras también iban para  una prima, a quien la mujer consideraba como una hija de crianza. Fernando sufría de bipolaridad y “estaba medicado”, pero terminó cometiendo el peor de los delitos: le quitó la vida a su madre. Usó un cuchillo tipo hacha.

El pasado domingo, Rosario Perozo, a quien todos llamaban “Charito”, cumplió 60 años y hasta mariachis y las tradicionales mañanitas  hubo. La situación cambió dramáticamente en la casa la mañana del miércoles 10 de octubre, pues Fernando, de 38 años, mató a la mujer a puñaladas. La policía dice que fue torturada de la peor manera, describen en Cactus 24.
A “Charito” la halló muerta su hija de crianza. “Mi mamá, mi mamá”, gritaba la  joven, que llegó a mediodía a almorzar .“¡¿Alguien vio quién entró a la casa?”, preguntaba desesperada a los vecinos. Estos no  llegaron a escuchar ni una queja de esa  mujer, quien era  abogada y en su  bufete recibía a personas de bajos recursos donde les prestaban servicios jurídicos a precios solidarios.  
Sobre la cama estaba una de las peores escenas que los funcionarios del Eje de Investigaciones de Homicidios del Cicpc subdelegación Valencia, se encontraron en los últimos meses: Rosario tenía múltiples heridas causadas con el cuchillo. Vecinos hoy se refieren  a Fernando como un drogadicto. Trascendió que le quitó varios dientes a su madre y le cortó una mano.
“Fernando escapó en el Fiat Uno de su madre. Varias  cámaras de seguridad registraron el momento. También se llevó el celular de su madre.
Las huellas de los cauchos del carro dan cuenta que justo frente a la casa donde celebraban la vida días antes, hubo una arrancada a la fuerza, como quien huye tras cometer un crimen”./Agencias