guerrilerosheridosdelasfsacr202

Aunque  no se ha precisado el número, pues aún no se han identificado todos los cadáveres al menos cuatro venezolanos murieron durante el reciente  bombardeo que efectuaron autoridades militares colombianas en la vereda Alto de Sitacá en límites entre los municipios de Fortul y Tame.

Por testimonios de familiares, amigos y conocidos de personas residentes en la parroquia El Amparo y la población de Guasdualito, en el estado Apure,  en esta operación del Ejército Nacional terminaron cayendo varios venezolanos que  habían sido  reclutados en Venezuela, por las disidencias de las Farc.

Entre las víctimas, aseguran que se encuentra una mujer joven, con tres meses de embarazo, así  como una pareja de esposos, padres de tres menores de edad, que por las condiciones económicas  en que se encontraban en Venezuela,  decidieron terminar en las filas de  la disidencia de las  Farc

Familiares de las víctimas están angustiados  por no saber nada de los cuerpos, pero no  se atreven a reclamarlos por temor a  ser sometidos a investigaciones por parte  de autoridades colombianas y a que los relacionen con  la organización  guerrillera que opera en la zona de frontera.

La semana pasada, militares colombianos ejecutaron  una operación  anti-guerrilla, en la vereda Alto de Sitacá entre los municipios Fortul y Tame; 14 aeronaves KFIR y Tucano bombardearon un  campamento guerrillero, en el que  18 disidentes de las Farc resultaron  muertos mientras dormían.

Los cadáveres fueron llevados a la ciudad de Villavicencio,  capital del departamento del Meta, donde personal de Medicina Legal y Ciencias Forenses aún trabajan en su identificación. A  la fecha han identificado a ocho, cuatro de ellas de nacionalidad venezolana –dos hombres y dos mujeres-,  y cuatro más con cédula de ciudadanía colombiana. (MB)/La Nación