furgonetamorguemaracaibo15

Rafael Hernández no quiso seguir esperando a su amigo mecánico e inició solo el proceso de levantar el auto para adelantar el trabajo porque su carro se había dañado. La tragedia llegó de inmediato cuando el gato que sostenía el vehículo se rodó y la caja automática le aplastó la cabeza.

Hernández, de 60 años quien era conductor de la línea de transporte Maracaibo-Coro, murió debajo de su viejo vehículo Ford LTD en su casa ubicada en el barrio El Buen Vivir del municipio San Francisco.

Uno de sus parientes informó que Rafael esperaba a un amigo mecánico para que reparara la caja de su auto, pero al tardarse decidió adelantar y levantó el carro con un pequeño gato colocado encima de unos listones de madera. Una vez debajo y después de que quitó unos tornillos, el vehículo cayó y lo mató en el acto.

Se conoce que la víctima vivía solo, tenía dos hijos pero están en el vecino país, Colombia y en La Villa del Rosario. El cuerpo del conductor lo encontraron los vecinos al verlo debajo del auto sin moverse.

Rápidamente levantaron el carro con un gato de los llamados caimán pero ya Hernández estaba sin vida. Del resto del procedimiento se encargaron detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas./La Verdad