conferencia episcopal de venezuela30

La Conferencia Episcopal Venezuela manifestó preocupación por la profundización de la crisis en el país. En un comunicado difundido ayer, los obispos señalan que la crisis económica, sanitaria y migratoria “deslegitima” la convocatoria a las elecciones presidenciales del 20 de mayo y consideran “urgente” que los comicios se retrasen hasta el último trimestre del año.

“Las elecciones, tal como están concebidas, sin las suficientes garantías que identifican todo proceso electoral libre, confiable, transparente, con innumerables inhabilitaciones de posibles candidatos, lejos de aportar una solución a la crisis que vive el país, pueden agravarla y conducirlo a una catástrofe humanitaria sin precedentes”, advirtió el clero.

Los obispos presentan en su documento algunos aspectos que evidencian los sufrimientos del pueblo en los últimos meses. “Comprobamos alarmados cómo los males señalados en nuestra Exhortación Pastoral de enero de este año se han agravado. La hiperinflación ha acrecentado el empobrecimiento general de la población, con la descomposición de la calidad de vida de todos. La carencia generalizada de los servicios públicos de luz eléctrica, agua, gas, en todo el país que hace más difícil la vida. Todo ello ante la sorprendente indiferencia de los responsables gubernamentales de estas áreas para solventar estos problemas”, indicaron.

La CEV señala que la grave situación del país ha generado el crecimiento de las protestas en todas las regiones que son silenciadas por los medios de comunicación.

“El Estado ve cada día más comprometido su rol sustitutivo para asegurar los insumos básicos para la subsistencia del pueblo. Todo esto se traduce en más hambre y desempleo. A ello se suma el aumento de la insalubridad por la aparición incontrolable de epidemias y de enfermedades en las poblaciones más vulnerables, con el agravante de la carencia de medicamentos para los tratamientos”, denuncian los obispos.

El clero venezolano manifiesta preocupación por el aumento de la migración de los ciudadanos hacia diferentes destinos. “La emigración está tomando cada día mayores proporciones. Afecta a todos los niveles sociales. Se realiza en condiciones cada vez más precarias. Rompe los lazos familiares, trae consigo desolación y abandono de los mayores y de los niños. Las muertes, que ya comienzan a producirse de hermanos emigrantes, siembran mayor dolor en sus familias. Agradecemos a los países que han acogido, a través de sus organizaciones de ayuda humanitaria, a los venezolanos que se han visto obligados a salir del país. De igual forma, a las instituciones eclesiales que trabajan con migrantes, a las Cáritas, por la atención brindada a los hermanos venezolanos”, afirma la CEV en el comunicado.

La Iglesia pide a los gobernantes tomar conciencia de su responsabilidad en todos los males que aquejan al país, a escuchar al pueblo y a abocarse con urgencia, con la cooperación de la empresa privada, a controlar la hiperinflación y facilitar la búsqueda de salidas políticas a la crisis.

Parlamento Europeo no enviará observadores

El Parlamento Europeo no observará las elecciones presidenciales que tendrán lugar en Venezuela el 20 de mayo, anunciaron los copresidentes del Grupo de Apoyo a la Democracia y Coordinación Electoral de la institución europea, David McAlister y Linda McAvan.  

“Dado que no se cumplen las condiciones necesarias para unas elecciones creíbles, transparentes e inclusivas, el Parlamento Europeo no enviará observadores a las elecciones”, señalaron en un comunicado.  

Ambos recordaron que la posición de la institución sobre el país se establece en la resolución del Parlamento Europeo sobre Venezuela del 8 de febrero de 2018, en la que condena “la continua violación del orden democrático en Venezuela”.  

Los eurodiputados de la Izquierda Unitaria, como el español Javier Couso, viajarán a Venezuela con motivo de las presidenciales. El Parlamento Europeo aclaró que no se trata de una misión de observación con carácter oficial del organismo.

“Si algún eurodiputado decide asistir como observador a las elecciones, lo hará bajo su propia iniciativa y en ningún caso podrá vincular, sea mediante declaraciones o acciones, su presencia con el Parlamento Europeo”, dice el documento.

Varios gobiernos de América Latina, entre ellos Argentina y Colombia, advirtieron que no reconocerán los resultados electorales de Venezuela, debido a la falta de garantías de esos comicios./EN