humbeertocalderronberti17

Humberto Calderón Berti, designado por la Asamblea Nacional como embajador de Venezuela en Colombia, presentó el lunes pasado sus credenciales ante el Ministerio de Relaciones Exteriores del vecino país.

Despacha prácticamente desde la habitación donde está alojado y a veces, hace uso de un área de oficina que hay en el edificio.

Cuenta con suficiente méritos para desempeñar el cargo dado que en dos oportunidades fue canciller de la República y además, fue también Ministro de Energía y Petróleo y presidente de la Opep. Con esta última experiencia enfrentará lo que tiene ver con los activos petroleros que detenta Venezuela en Colombia.

¿Qué medidas van a tomar en relación con los migrantes venezolanos?

 Hemos tenido contacto con las agencias de ayuda humanitaria y los grupos que están trabajando en Colombia.  Están haciendo un gran trabajo que hay que reconocer y valorar. Un grupo de parlamentarios importantes están trabajando allá. Están José Manuel Olivares, Gaby Arellano, Ismael García, Wilmer Azuaje y Germán Ferrer. Además, de una cantidad de voluntariados de ONG de venezolanos y colombianos que están ayudando para mitigar el problema en la frontera. Pero en general los problemas en el ámbito nacional son de mucha monta. 1.174 migrantes que están dentro del territorio colombiano fueron registrados en la frontera, pero hay muchos que entraron por los caminos verdes que no están incluidos en esa estadística y son 300.000 más. De manera tal que es un cúmulo muy significativo. Eso hace presión sobre Colombia que tiene sus propias carencias y necesidades, de salud, educación, vivienda y en al ámbito laboral. Y, todo esto, que es tan grande y tan rápido ha tenido efectos muy grandes.

Hay muchísimos problemas, por ejemplo, gente que están detenidos con alerta roja de Interpol y algunos de los casos no tiene ninguna fundamentación, simplemente que han utilizado Interpol para retaliaciones de tipo político de otra naturaleza. También, hay una gran cantidad de niños abandonados, que no tienen sus padres en Colombia. Entraron solos u otros, que se han extraviados o fueron abandonados.

Otro problema son las madres que han dado luz acá y están indocumentadas al igual que sus esposos y por ende, los hijos tampoco tienen documentación. Por lo tanto, son apátridas. No tienen tampoco documentos colombianos. Estamos buscando la vuelta a ese problema y a los otros casos que se presentan.

También, se trabaja con los niños indocumentados. Igualmente, se presentan problemas de dificultades para comer y sobrevivir. Lo que ha generado que muchos venezolanos estén en la calle y no tienen oficios definidos y están pidiendo. Eso genera una reacción negativa de la población colombianas, que en su inmensa mayoría ha sido muy generosa y solidaria con nosotros, pero también, hay venezolanos que no tienen buen comportamiento.

Eso ha generado una reacción de xenofobia en algunos sectores de la sociedad colombiana. Les he dicho a los compatriotas que este es un país de respeto hacia las leyes y normas, y que tenemos que compórtanos como debe ser. Claro en este mal comportamiento influye mucho la forma cómo se ha levantado en estos últimos años. He tenido la fortuna de ver que pese a que el número de venezolanos es tan grande, también hay mucha solidaridad de grupos, ONG y de señoras venezolanas que tiene sus canales de trabajo con la gente, ayudando a la gente.

 Les he dicho que solo soy un cooperador. Lo que hago es ayudar. Porque no tenemos capacidad de arreglar todos los problemas. Hay otros problemas y uno, es interesante como es el caso de los migrantes que tienen el pasaporte vencido y en el transcurso de los próximos días se va a producir una decisión del Gobierno colombiano para validar esos pasaportes y eso cobraría mucha importancia si hacen lo mismo no solo los países integrantes del Grupo de Lima, sino todos los países que han reconocido a Juan Guaidó.

¿Cuántos detenidos tienen el alerta roja?

Son 30, de los cuales cerca de 6 no tienen nada que ver con delitos comunes. No vamos a proteger a traficantes ni a violadores ni traficantes de niños. Estamos haciendo un censo y revisión caso por caso. En eso nos está ayudando mucho el equipo del Ministerio Público y trabajamos con la Cancillería colombiana en ese sentido.

¿Cuántos niños abandonados hay?

La cifra es más o menos de 100 casos. Trabajamos con cerca de 30. Todos están en una institución que funciona muy bien que se llama Bienestar Familiar. Algunos están siendo reclamados por sus familiares en Venezuela. Evidentemente, que ante ese requerimiento lo lógico es que se devuelvan. Hay otros que no tienen reclamo y que los están pidiendo instituciones del régimen de Venezuela y creo que no se deben mandar para que pasen hambre y trabajo en Venezuela. En ese sentido, la posición nuestra y en particular la mía como embajador ha sido muy clara: los primeros que se vayan con sus familiares y estos, últimos que los mantengan aquí hasta que las circunstancias de Venezuela cambien.

¿Extraviados cuántos hay?

Esos muchachos fueron los que atravesaron la frontera solos. Hay casos dramáticos de dos años. No sabemos si lo abandonaron o se perdió. Los padres no han aparecido, pero afortunadamente está en las buenas manos de Bienestar Familiar.  En eso hay de todo. Desde 17 años para abajo.

¿Por qué se escogió el 23 de febrero para la entrega de la ayuda humanitaria?

No lo sé. Sus razones tendrá Guaidó para escoger esa fecha. Imagino que fue un acuerdo con el gobierno colombiano y los proveedores de la ayuda y la cooperación. Fundamentalmente va a entrar por Cúcuta y se van a hacer varios intentos. También, por otros puntos de la frontera con Colombia, por Brasil y de una isla del Caribe.

¿Será Curazao?

Es posible que sea Curazao. Pero la gran interrogante es ¿cuál va a ser el comportamiento de la Fanb? ¿Van a dispararle a la gente que lleve ayuda humanitaria para todos los venezolanos, sin excepción? Ahí se incluye a los familiares de los militares no solo a los oficiales, sino los grados intermedios y la tropa. Ellos tienen las mismas carencias y agonías que tiene el resto de la población venezolana. Salvo la cúpula militar el resto de los demás están atravesando por las mismas dificultades que el resto de la población Y eso, no va para los adversarios del régimen, sino para toda la población venezolana. Es muy importante ver cuál será el comportamiento porque el que obstaculiza la ayuda humanitaria comete un delito de lesa humanidad y tendrán que responder por sus actos.

¿Está seguro de que va a entrar ese día o la actuación de los militares le causa dudas?

Tengan la seguridad de que va a entrar. Ese día y si no cualquiera de los siguientes. Eso está montado para que entre.

¿Es posible un diálogo entre Guaidó y Maduro?

No creo. Hasta ahora todo intento de diálogo ha fallado básicamente por el incumplimiento del régimen a los acuerdos y compromisos adquiridos. No lo digo yo, lo dice el papa Francisco, quien le dirigió una carta al señor Maduro, en la cual reclamaba el incumplimiento de los compromisos adquiridos. El único diálogo que puede haber es simplemente para determinar la forma y el día cuándo se van a ir. Deben irse por las buenas.

¿Cómo sería por las malas?

Aspiramos a que la Fanb se ponga del lado de la Constitución. No estamos hablando de intervenciones extranjeras y mucho menos.

¿La transición será posible en el corto plazo?

Claro que sí.  El régimen ha perdido totalmente el apoyo nacional. Las manifestaciones no son solo en Caracas, sino en toda Venezuela. El rechazo hacia el régimen es gigantesco. No debe tener más de 10% de apoyo. 90% de la población quiere un cambio. A Guaidó lo han reconocido más de 50 países. De manera tal, que es muy complicado para el régimen mantenerse con una situación financiera caótica. Sin recursos por una parte, y sin el apoyo internacional.

China y Rusia apoyan a Maduro apoyando de boquilla. Los chinos y rusos no van a seguir apoyando sino se les paga.

¿Con qué les van a pagar?

 Si la industria petrolera produce solo 1.100.000 barriles diarios, de los cuales hay 300.000 barriles comprometidos con Rusia, 10.000 barriles con sus jefes los cubanos y el resto con El Caribe. Los que pagaban bien eran los americanos y resulta, que ellos mismos se encargaron de estropear esa relación.

¿Ahora a quién le van vender el poco petróleo que les queda?

Lo van a hacer posiblemente en el Lejano Oriente y esos se van a aprovechar de las circunstancias para pedir descuento. Además, el flete es extremadamente caro. El ingreso por petróleo va a caer sustancialmente. Y eso, va a perjudicar al régimen, porque va a carecer de recursos. Hay que recordar que el haber construido un andamiaje de apoyo internacionales con base en la dádiva y a la compra de voluntades y entonces, cuando falta el dinero esos amigos empiezan a olvidarse.

La Ley de Amnistía ha recibido algunas críticas, por eso de aceptar a todos los que se pongan del lado de la Constitución.

La Ley de Amnistía no va con violadores de derechos humanos tampoco con saqueadores del erario público.  Eso está absolutamente claro. Ella no significa impunidad y no hay que confundir esas cosas./2001