1

criptomoneda21

Caracas.- Desde la inminente entrada en vigencia de la criptomoneda “petro”, la divisa digital oficial respaldada por reservas petroleras, con la que se espera obtener recursos financieros para enfrentar la crisis económica que azota al país, se han generado una serie de controversias tanto nacional como internacionalmente.

Tal es el caso presentado por el Departamento de Tesoro de Estados Unidos, cuando advirtió este martes a sus inversionistas sobre los riesgos legales que podrían enfrentar si decidieran invertir en esta moneda.

En el escrito se argumentó que “esta operación puede exponer a los estadounidenses, ya que Washington implantó sanciones contra Caracas en agosto de 2017”.

El economista José Toro Hardy aseguró que “ahora es muy difícil que el ciudadano o empresa norteamericana, puedan negociar con el petro, sin embargo el problema no es solo lo que hagan los particulares u organismos extranjeros, el problema principal es que el petro luce inconstitucional, conforme a las leyes venezolanas”, alegó.

En una entrevista con El Universal, Hardy detalló que si el Gobierno respalda el petro con reservas petroleras, violenta el artículo 12 de la Constitución Bolivariana y el artículo 3 de la Ley Orgánica de Hidrocarburos, donde se establece que “las reservas de petróleo nacional son impredictibles e inalienables, por tanto no pueden ser dadas en garantía”, afirmó.

A su vez, agregó que esta iniciativa no reúne las características de una criptomoneda, “parece más bien un título de la deuda pública”, lo que en tal caso sería también inconstitucional, “ya que el artículo 312 establece que no  pueden existir obligaciones entre las deudas financieras del Estado venezolano, que no estén respaldadas por una Ley de Crédito Público o aprobada por la Asamblea Nacional”, expresó.

Por otra parte, se ha ventilado que esta criptomoneda reúne características esenciales paralelas al Bolívar, “lo que también es inconstitucional porque en el artículo 318 se establece que el signo monetario de la República es el bolívar, de manera que frente a todas estas situaciones legales no parece que el petro vaya a tener mucho futuro en el mercado nacional”, puntualizó Hardy.

Algunos análisis

En su más reciente informe, Torino Capital concluyó los términos del Decreto 3.196, publicado el 8 de diciembre de 2017 en Gaceta Oficial, a través del que se establece que cada petro estará respaldado por la adquisición de un barril de crudo.

“Las criptomonedas respaldadas en materias primas  otorgan a los tenedores el derecho de intercambiar una unidad de la moneda por el activo subyacente. Pero el petróleo que respalda al petro no ha sido extraído del subsuelo, por lo tanto, es físicamente imposible para el Gobierno darle al tenedor del petro un activo a cambio de su moneda”, indicó el economista jefe Francisco Rodríguez.

Alegó que este respaldo “terminaría siendo prácticamente simbólico, pues parece poco probable que el Gobierno tenga la intención de intercambiar petros por el precio en dólares de un barril de crudo venezolano”, concluyen.

Ventajas y desventajas

“Una de las ventajas es que sería la primera criptomoneda que posea una especie de híbrido, pues es un criptoactivo, la primera que tiene un respaldo del mercado petrolero”, aseguró el economista Tony Boza.

Refirió que esta moneda vendría siendo una especie de “centralidad recluida para cualquier inversionista”.

Por su parte, hay quienes opinan que esta moneda “solo colaboraría con las finanzas del Ejecutivo nacional, para evadir las sanciones internacionales en el marco financiero”.

Así lo determinó Jose Ignacio Guarino, experto en gerencia financiera, “si las criptomomendas se afianzan  o son reguladas por los Estados, entonces los bancos centrales pierden lo más importante, que es la política monetaria”.

Venezuela  tiene la intención de destinar 38 millones de petros a inversionistas institucionales en una preventa que durará un mes y que comenzará el 15 de febrero. El Gobierno espera recaudar $1.300 millones./EU