petroleros

El deterioro de Petróleos de Venezuela es cada vez más evidente. El mes pasado la producción llegó a 1,6 millones de barriles por día, una caída de 216.000 barriles con respecto a noviembre, de acuerdo con los datos que envió el gobierno a la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

El descenso es más notorio al comparar el registro de diciembre de 2017 con lo que se produjo en el mismo mes de 2016. En esa fecha el bombeo fue de 2,27 millones de barriles al día. Es decir, que durante 2017 el país dejó de producir 649.000 barriles.

Las cifras publicadas en el reporte de la OPEP indican que el año pasado la producción promedio fue de 2,07 millones de barriles diarios, 13% más bajo que el promedio de 2016, que fue de 2,37 millones de barriles.

El nivel de producción de 2017 también está muy por debajo del de 2012, año en el que la OPEP comenzó a publicar la información que le envían los países miembros. Ese año el bombeo de Pdvsa medió 2,8 millones de barriles por día. Desde entonces se han dejado de producir más de 732.000 barriles.

“Lo que revelan esos números es realmente preocupante”, afirmó el economista y profesor universitario Luis Oliveros.

Aseguró que si el año pasado se hubiera mantenido el nivel de producción de 2016, habrían ingresado al país 5,5 millardos de dólares más, suficientes para pagar la deuda externa que se vendió en los últimos meses del año o para hacer importaciones.

“Por la caída en la producción de Pdvsa dejaron de entrar al país 5,5 millardos de dólares. Ese dinero hubiese servido para pagar la deuda o para importar medicinas y alimentos que tanto necesita la gente. También hubiese servido para dotar con insumos los hospitales”, reiteró.

Aunque Pdvsa informó que en 2017 iba a reducir su bombeo por el acuerdo que firmó con los demás miembros de la OPEP, para intentar que los precios  subieran, Oliveros considera que la contracción de la producción de Pdvsa no ha tenido nada que ver con el pacto.

A su juicio, la producción de Pdvsa ha caído principalmente por la falta de inversión, de mantenimiento y de personal calificado. “Los pozos petroleros tienen una declinación natural, y Pdvsa no la está compensando porque no hay dinero y no lo va a conseguir a menos que logre atraer inversión extranjera. Pero en este contexto quién va a querer venir a invertir”.

Planta paralizada. Hace una semana el ministro de Petróleo y presidente de Pdvsa, mayor general Manuel Quevedo, aseguró que la producción de la empresa estaba en 1,9 millones de barriles por día, una cifra muy lejana a la ofrecida por su despacho a la OPEP. Además, aseveró que este año el nivel aumentaría a 2,4 millones de barriles al día, pero analistas y dirigentes gremiales dudan de que se alcance.

“Venezuela está en camino de dejar de ser un país petrolero. En las condiciones actuales es imposible que el ministro logre llegar a ese nivel de producción”, advirtió Oliveros.

Ayer fue paralizada la destiladora 5 de la refinería Amuay, que forma parte del Centro Refinador Paraguaná, con capacidad de procesar 955.000 barriles por día.

“La paralización no la hacen los trabajadores, la hacen quienes destruyeron y saquearon Pdvsa”, afirmó Iván Freites, dirigente sindical de la petrolera. (EN)