oscarperez21

“¡Nos vamos a entregar! ¡no sigan disparando!”, fueron las últimas palabras conocidas de Oscar Pérez. El ex funcionario del Cicpc, con el rostro ensangrentado, las dijo el pasado lunes en un dramático video difundido en Instagram, mientras fuerzas de seguridad del Estado lo tenían acorralado en una vivienda de El Junquito.

“Estamos heridos, nos siguen disparando”, narraba en directo en esa red social. Poco después, él y los otros seis miembros de su grupo eran aniquilados. Según confirmaron las actas de defunción, Pérez y al menos otros cinco rebeldes recibieron un tiro de gracia en la cabeza, reseña ABC.

Después de sorprender al mundo al apoderarse de un helicóptero policial, apareció en videos para declararse en contra el gobierno de Nicolás Maduro. Decía luchar contra la tiranía y señalaba como único fin de su acción ‘’devolver el poder al pueblo democrático, y así cumplir y hacer cumplir las leyes, para reestablecer el orden constitucional’’.

“Se trataba del mayor desafío al régimen desde dentro del aparato chavista. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, tachó el episodio de ‘ataque terrorista’ y convirtió al policía sublevado en el más buscado por las fuerzas bolivarianas, bajo orden de captura nacional e internacional”, recuerda el medio español.

Óscar Pérez pasó entonces a la clandestinidad. Sin embargo, mantuvo desde entonces una activa presencia en las redes sociales, desde donde llamaba a salir a las calles a luchar por la libertad en Venezuela.

El ex funcionario del Cicpc tenía una personalidad polifacética. “De 36 años, con esposa y tres hijos a los que envió a México tras su sublevación, este ex policía de aire deportivo llamó desde el primer momento la atención de medio mundo por su personalidad polifacética, imagen de aguerrido hombre de acción y coqueteos con el cine”, agrega ABC.

Tiempo antes de darse a conocer como rebelde contra el régimen, había creado una fundación, GV 33 Moral y Luces, con la que llevaba medicinas a los niños enfermos y ayuda a personas en la calle./EN