wuilly artega12

Desde el pasado 27 de julio, las notas del himno nacional interpretadas por el violinista Wuilly Arteaga dejaron de sonar en las protestas en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Desde esa fecha permanece recluido en un destacamento de la Guardia Nacional Bolivariana en El Paraíso debido a que los tribunales que llevan el caso se han negado a recibir a los fiadores que se harán responsables de pagar la fianza.

Hazel Pinto, novia del violinista, quien lo acompañaba en las manifestaciones tocando clarinete, señaló que Arteaga ha sido sometido a tratos crueles, a tal punto que le hacen pensar que su familia lo abandonó: “No le entregan ni la comida ni la ropa, le hacen pensar que nos desentendimos de él y eso no es cierto. La última vez que habló con su mamá le contó que solo consume alimentos cuando los otros presos –también detenidos en las protestas– comparten alguna porción de su plato”.

Además señaló que ha sido golpeado por los militares: “A Wuilly le partieron el violín en la cabeza y le rompieron el oído derecho, desde entonces ha tenido problemas de audición”.

No obstante, afirmó que el músico “no ha perdido la esperanza y tiene fe en que saldrá libre en poco tiempo para seguir apoyando con su música las manifestaciones”.

Pinto denunció que a la fecha no han sido develadas las pruebas que demuestren que Arteaga es culpable de delitos de instigación pública y detentación de objetos incendiarios. “Esos cargos los usa el régimen de Maduro para silenciar a la disidencia. Que lo sepa el mundo: el violín no es un objeto incendiario y la música no instiga al delito”.

Durante los días de visita solo permiten que un familiar y su abogado compartan con él solo por un lapso de 10 minutos./EN

Gobernación de Mérida