gwnes

Dormir poco tiene no solo tiene graves implicaciones para la salud, sino que además altera el funcionamiento de los genes y reduce la esperanza de vida.

Además, cada vez hay más estudios que advierten de la importancia del descanso y, sobre todo, de las graves consecuencias que tiene sobre la salud.

“Los trastornos del sueño son un factor de riesgo que provocan todo tipo de dolencias desde la obesidad mórbida, pasando por la diabetes, las enfermedades neurológicas o las inmunológicas, entre otras”, aseveró el experto.

Todos estos factores hacen cada vez más importante “saber qué ocurre en el cerebro, cuando descansa y cuando no lo hace” y en ese contexto “la investigación básica es esencial”, subrayó.
Para Franken, la necesidad de pasar un tercio de la vida durmiendo tiene una base biológica y que el descanso sea correcto o no, tiene graves consecuencias sobre nuestros genes.

“El correcto descanso de los niños debería ser una cuestión de salud pública importante y lamentablemente no lo es, ni para los padres ni para los pediatras, pese a que las consecuencias pueden ser muy graves y provocar obesidad, enfermedades metabólicas, daños cerebrales irreversibles, y un mayor riesgo de padecer enfermedades mentales y de abuso de alcohol y drogas en la edad adulta”, aseguró el pediatra estadounidense.(Globovisión)