huesos

Los huesos humanos son propensos a sufrir una fractura, debido a golpes, fuerzas o tracciones.

De acuerdo con Luis Velásquez, médico cirujano y director de operaciones del Grupo Venemergencia, se denomina fractura a la pérdida de continuidad de la superficie ósea. Es decir, la ruptura de un hueso, la cual puede ser total o parcial. Generalmente se genera por traumatismos directos, compresión brusca, impacto directo, rotación o movimiento forzado.
¿Qué hacer si sufres una fractura?
El doctor Velásquez asegura que en casos de fractura lo primordial es mantener la calma.

“La mejor manera de mitigar el dolor es lograr inmovilizar la lesión para que se mantenga estable y se movilice lo menos posible. Para esto, se puede utilizar una férula pre-fabricada o improvisada que evite el movimiento de la extremidad y que haga que el paciente se mantenga cómodo”.
Asimismo, resaltó la importancia que tiene la atención primaria en estos casos, ya que puede evitar la aparición de complicaciones.

Autocuidados
Siga los consejos de su médico. Algunas sugerencias generales incluyen:

* Evitar el calor directo sobre la zona fracturada, por ejemplo las bolsas de agua caliente.

* Descansar la extremidad fracturada tanto como sea posible.

* Usar las técnicas indicadas por las enfermeras para caminar o realizar las actividades diarias. Por ejemplo, se corre el riesgo de una lesión mayor si se usan las muletas incorrectamente.

* Evitar cualquier levantamiento o la conducción hasta que la fractura haya sanado.

* Si siente picazón en la piel debajo del yeso, no introduzca nada entre el yeso y su miembro (gancho de ropa o lápiz). En su lugar, utilice un secador de pelo para soplar aire fresco dentro del yeso.

* Evitar que el yeso se moje, ya que si se humedece puede volverse suave y no proporcionaría el apoyo necesario. Un yeso húmedo también puede irritar la piel. Al ducharse, envuélvalo en una bolsa de plástico con cinta adhesiva para mantener la zona bien seca.

* Consultar al médico de inmediato si tiene hinchazón, coloración azul o pérdida del movimiento en los dedos, hormigueo, adormecimiento o aumento del dolor.(Globovisión)