sonrisas negras

 

Se están haciendo virales en las redes sociales las sonrisas negras. La causa es cepillarse los dientes con carbón activado en polvo para blanquearlos.

Según sus defensores, esta práctica funciona para lograr una sonrisa blanco perla, no sabe a nada y como es natural lo consideran seguro, pero los expertos no están de acuerdo. De hecho, todo el asunto es bastante... negro.

Por un lado, lo que Carbon Coco afirma sobre el PH no tiene sentido. No hay confirmaciones científicas que corroboren ese supuesto efecto en enjuagues o cepillados pero, de todas formas, el PH de la saliva debería estar entre 7 a 7.4, está así de forma “natural”. Si cambia empezaríamos a ver síntomas tales como desmineralización y manchas blanquecinas en el esmalte.

¿Blanquea? Lo hace. Se pueden notar unos sutiles cambios de tono progresivos que varían de persona a persona. Pero, muy probablemente, eso no ocurre por la retención de toxinas que se vende, sino por retirar la capa superficial limando, algo extremadamente abrasivo para el esmalte. El resto del tiempo lo que hace es hincharse de saliva —lo menos denso que tiene cerca— y de paso teñir las encías porque que se mete por todos los rincones como buena sustancia líquida que es.

Un último apunte: los empastes. El carbón activo puede teñirlos de negro consiguiendo, irónicamente, justo el efecto contrario del que se buscaba. (Gizmodo)

Gobernación de Mérida