soplar velitas



Uno de los momentos más esperados de los cumpleaños es la partida del pastel. No pueden faltar las mañanitas y la soplada de velitas. Esta última tradición podría traer, además de un deseo cumplido, algunos gérmenes

Investigadores de la Universidad de Clemson, Carolina del Sur, Estados Unidos, sostienen que esto promueve que el festejado propague las bacterias de sus vías respiratorias sobre el pastel.

Al comparar pasteles que habían recibido soplidos, respecto a los que no, los científicos descubrieron que el nivel de microorganismos era 15% más alto en los primeros.

Además, observaron que cada soplo transmitía distintos tipos de bacterias y que la cantidad difundida de las mismas era distinta de una persona a otra.  

La buena noticia es que los investigadores concluyeron, pese a los resultados, que soplar velitas no implica una amenaza ni riesgo forzoso de enfermedad a los que coman pastel. (Salud 180)

Gobernación de Mérida