papas fritas

 

Un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Brescia y la sociedad Ceinge Biotecnologie Avanzate (Italia) concluyó que comer dos a tres raciones de papas fritas por semana puede duplicar el riesgo de una muerte prematura.

Así ha sido la principal conclusión del estudio publicado en la revista The American Journal of Clinical Nutrition tras analizar los datos de más de 4.400 personas.

Mientras que la papa en sí misma puede formar parte de una dieta saludable, algunos estudios han sugerido que comer en exceso puede plantear riesgos para la salud, entre ellos la hipertensión.

Para su estudio, los investigadores contaron con los datos del estudio de cohortes de la Iniciativa de Osteoartritis de EEUU con 4.440 adultos, de entre 45 y 79 años de edad, con la intención de examinar los efectos del consumo de patatas en la mortalidad. Los voluntarios tuvieron un seguimiento de 8 años.

A lo largo del estudio, los participantes cumplimentaron un cuestionario sobre alimentación; datos que emplearon para comprobar la ingesta semanal de patatas y de patatas fritas de los participantes.

Durante los 8 años que duró el estudio, 236 participantes fallecieron.

Aunque comer papas no destacó por tener un vínculo relevante con el riesgo de mortalidad, sí que destacó sobremanera la ingesta de papas fritas. Los investigadores descubrieron que comparado con los adultos que no consumían papas fritas, los que comían alrededor de dos o tres raciones de papas fritas cada semana tenían el doble de riesgo de muerte prematura. Comer más de tres raciones aumentó aún más este riesgo. (GV)

Gobernación de Mérida