manzanillayromero

 

 

 

La fatiga es un trastorno neurológico complejo que, por sus síntomas, puede afectar de forma significativa la calidad de vida de quienes lo padecen.

Aunque muchos casos se producen de forma leve y esporádica, cada vez son más los que sufren sus episodios de manera recurrente y crónica.

Se caracteriza por una intensa sensación de cansancio, casi siempre acompañada con dolores de cabeza, sensibilidad a la luz, tensión muscular y otra variedad de molestias que impiden realizar las tareas cotidianas con normalidad.

De hecho, algunas veces se manifiesta como señal de alerta de otros problemas de salud física y mental más graves.

Sin embargo, muchas de las reacciones que provoca en el cuerpo se pueden controlar de forma natural, adoptando hábitos saludables y preparando algunos remedios caseros con propiedades energéticas.

En esta oportunidad queremos compartir 5 recetas para que no dudes en probarlas ante la primera señal de esta condición.

¡Apunta!

1. Jugo de cítricos y miel

La combinación del zumo de naranja y limón con la miel de abejas nos brinda una bebida energética llena de antioxidantes, vitaminas y minerales.

Estos nutrientes esenciales, además de sus azúcares naturales, mejoran el rendimiento físico y mental y contribuyen a frenar el cansancio causado por la fatiga.
Ingredientes

    El jugo de 6 naranjas
    El jugo de ½ limón
    1 cucharada de miel de abejas (25 g)

Preparación

    Extrae el zumo de las seis naranjas y mézclalo con el zumo de medio limón y una cucharada de miel.
    Consúmelo como parte del desayuno, o bien, ante la primera señal de fatiga.

2. Amaranto con leche y miel

Este sencillo licuado es una combinación de ingredientes ricos en vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales que le brindan un plus de energía al organismo.

Se recomienda para combatir la sensación de fatiga física y mental, en especial al realizar actividades de alto impacto.
Ingredientes

    2 cucharadas de amaranto (20 g)
    1 vaso de leche (200 ml)
    2 cucharadas de miel (50 g)

Preparación

    Incorpora todos los ingredientes en la licuadora y bátelo hasta obtener una bebida homogénea.
    Consúmelo durante el desayuno o ante la primera señal de cansancio.

3. Durazno con leche de soja y germen de trigo

Este remedio no solo es efectivo contra la fatiga sino que, de paso, ayuda a controlar la ansiedad por la comida sin aportar demasiadas calorías.

Contiene azúcares naturales de fácil digestión, además de una alta concentración de antioxidantes y nutrientes esenciales que benefician la salud.

Su valor energético mejora el rendimiento físico y mental, aliviando las dificultades de concentración y el malestar muscular.
Ingredientes

    2 duraznos maduros
    1 vaso de leche de soja (200 ml)
    1 cucharada de germen de trigo (10 g)

Preparación

    Lleva todos los ingredientes al vaso de la licuadora y procésalos hasta conseguir un batido homogéneo y sin grumos.
    Consúmelo en horas de la mañana, durante o después del desayuno.

4. Vino con romero y salvia

Esta antigua receta para el tratamiento de la fatiga no apta para menores continúa vigente como una solución contra el cansancio, el dolor y las dificultades de concentración.

Contiene sustancias antioxidantes y minerales esenciales que, al absorberse, ayudan a regular los niveles de electrolitos del cuerpo.

Su ingesta regular previene los signos prematuros de la edad y, a su vez, le brinda un extra de energía al organismo.
Ingredientes

    2 vasos de vino (400 ml)
    1 cucharada de romero (10 g)
    1 cucharada de salvia (10 g)
    2 cucharadas de miel (50 g)

Preparación

    Pon todos los ingredientes, excepto la miel, en un recipiente resistente al calor y déjalos calentar al baño María durante 15 o 20 minutos.
    Pasado este tiempo, retíralo, espera que repose a una temperatura apta para el consumo y pásalo por un colador.
    Agrégale 2 cucharadas de miel de abejas y consume una copita durante el almuerzo y otra en la cena.

    Te recomendamos leer: Cómo limpiar el cutis con almendra y agua de romero

5. Infusión de manzanilla y romero

La infusión de manzanilla y romero es una solución efectiva para el estrés y el insomnio ocasionados por la fatiga.

Sus compuestos relajantes mejoran la actividad del sistema nervioso central y, de paso, calman la tensión muscular.
Ingredientes

    1 taza de agua (250 ml)
    2 cucharaditas de flores de manzanilla (10 g)
    1 cucharadita de romero (5 g)

Preparación

    Pon a calentar la taza de agua y, cuando llegue a ebullición, retírala y agrégale las plantas.
    Deja que repose durante 15 o 20 minutos y pásala por un colador.
    Consúmela 2 o 3 veces al día.

¿Te aquejan los síntomas de la fatiga? Prueba alguno de estos remedios y hazle frente para que no interfiera en tu vida.

No obstante, si es demasiado persistente, consulta al médico. (Mejor con Salud)