Jengibre remedio pies

 

La raíz de jengibre es un alimento medicinal que se ha valorado desde la antigüedad por su alto valor nutricional y beneficios para la salud.

Rico en antioxidantes, vitaminas y minerales es uno de los antiinflamatorios naturales más efectivos y saludables que podemos encontrar.

Si bien su poder aromático y particular sabor lo han hecho muy atractivo como complemento de muchas recetas, suele emplearse con regularidad como tratamiento alternativo para muchas enfermedades.

Y es que, aunque para algunos es desconocido, sus principios activos reducen el riesgo de enfermedades cardíacas, dolores musculares y otras patologías asociadas a la inflamación.

Lo más interesante es que es un ingrediente muy versátil, idóneo para agregar en batidos, infusiones y una amplia variedad de comidas.

Además, por sus características, sirve para elaborar una cerveza terapéutica y natural cuyo consumo reduce el colesterol, los niveles de azúcar y el dolor.

¿Quieres aprender a prepararla?

Cerveza de jengibre para controlar el colesterol y el azúcar en la sangre

La cerveza de jengibre es una bebida natural que ha ganado fama en todo el mundo por sus potentes propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

Se obtiene a través de un proceso de fermentación del jengibre, el cual permite concentrar sus múltiples cualidades medicinales.

Suele utilizarse como complemento contra los problemas articulares, dado que controla la sensación de dolor, la hinchazón y la retención de líquidos en los tejidos.

También se recomienda para calmar la tensión muscular y otros tipos de trastornos que causan dolores corporales fuertes.

Por otro lado, cabe destacar que contiene cultivos vivos, los cuales regulan la flora bacteriana del intestino para mejorar la salud digestiva.

Además, su ingesta regular ayuda a eliminar el exceso de colesterol contenido en las arterias y los niveles de glucosa en la sangre.

Beneficios contra el colesterol

Regula el colesterol

El jengibre contiene más de 21 sustancias antioxidantes que ayudan a inhibir la peroxidación lipídica en las arterias.

Este proceso está relacionado con la disminución de los niveles de colesterol bueno (HDL) y el daño celular que impide la regulación de los lípidos malos.

Esta especia cuenta con una sustancia activa llamada gingerol, que actúa como antiinflamatorio y antioxidante para reducir la síntesis hepática de colesterol malo (LDL).

Su inclusión en la dieta disminuye la acumulación de plaquetas en las paredes arteriales, facilitando el paso de la sangre y evitando trastornos obstructivos.
Beneficios contra la diabetes tipo 2

Diabetes

Los compuestos químicos del jengibre estimulan de forma positiva dos enzimas que se encargan de la degradación y el metabolismo de la glucosa en la sangre.

También actúa sobre las enzimas de la inflamación, lo cual es determinante para la estabilización de los picos de azúcar altos.

Su consumo disminuye el riesgo de síndrome metabólico, una condición que aumenta el riesgo de padecer obesidad y diabetes.

Sus extractos naturales apoyan el proceso digestivo, que suele ser más lento y pesado cuando la glucemia está demasiado elevada.

Por si fuera poco, aumenta la producción de una proteína llamada GLUT4, que optimiza la utilización del azúcar por parte de las células musculares.
¿Cómo preparar esta cerveza de jengibre?

bebida-jengibre

Aunque los principios activos del jengibre se pueden aprovechar a través de muchas fórmulas y remedios, esta cerveza casera es una de las formas más efectivas.

No solo facilita su consumo diario sino que concentra los nutrientes y contribuye a potenciar todas sus propiedades y beneficios para el organismo.

Ingredientes

    1 trozo de raíz de jengibre fresca (5 cm)
    ½ taza de azúcar mascabado o miel (150 g)
    ½ taza de jugo de limón (125 ml)
    2 litros de agua
    ½ taza de jengibre fermentado (100 g)
    1 pizca de sal marina (opcional)

Preparación

    Pon a hervir tres tazas de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale el jengibre rallado, el azúcar (o la miel) y la sal marina.
    Reduce el fuego y déjalo durante 5 minutos para que el azúcar se derrita por completo.
    Una vez lo consigas, agrega el resto de agua, retíralo y espera hasta que se enfríe a temperatura ambiente.
    Pasadas algunas horas, incorpora el limón y la media taza de jengibre fermentado.
    Cuando esté listo, vierte la bebida en un frasco de vidrio oscuro y ponlo en un lugar fresco.
    Deja que repose entre dos y tres días para que se concentre bien.
    Ten en cuenta que si lo dejas por mucho tiempo puede convertirse en una bebida alcohólica.
    Consúmela dos o tres veces a la semana.

¿Te animas a prepararla en casa? Como lo puedes notar, esta bebida es muy saludable y puede convertirse en una excelente aliada para el organismo.

Sus ingredientes son económicos y puedes adquirirlos en cualquier tienda (Mejor con Salud)

Gobernación de Mérida