sangrehumano

Investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH) han descubierto que el sueño insuficiente aumenta la producción de glóbulos blancos inflamatorios, principales contribuyentes a la aterosclerosis.

 

El sueño protege contra esta enfermedad cardiovascular, que produce el endurecimiento de las arterias por la acumulación de placas en sus pareces. Es la forma más común de arteriosclerosis. Cuando el sueño se interrumpe, la médula ósea pierde el control de la producción de células inflamatorias, lo que lleva a más inflamación y más enfermedades del corazón.
 

"También hemos identificado cómo una hormona producida en el cerebro, que controla la vigilia, controla los procesos en la médula ósea y protege contra las enfermedades cardiovasculares", explica el doctor Filip Swirski, autor principal del estudio, en un comunicado.
 

El efecto de las interrupciones del sueño
 

Para investigar cómo el sueño insuficiente aumenta la aterosclerosis, el equipo de Swirski sometió a un grupo de ratones, genéticamente programados para desarrollar aterosclerosis, a repetidas interrupciones de su sueño, similar a la experiencia de alguien que se despierta constantemente debido a ruidos o molestias.
 

Si bien no hubo cambios en el peso, los niveles de colesterol o la tolerancia a la glucosa, en comparación con el grupo de control (formado por animales de la misma cepa que se les permitió dormir normalmente), los sujetos a la fragmentación del sueño desarrollaron placas arteriales más grandes y tenían niveles más altos de monocitos y neutrófilos, células inflamatorias que contribuyen a la aterosclerosis en sus vasos sanguíneos. (Tendencia21)