mujersaltando

Actualmente, con los datos de 2016 en la mano, España es el cuarto país del mundo con mayor esperanza de vida: la longevidad media se sitúa en 82,9 años. Un puesto en la élite de la salud global que no solo no perderemos en los próximos años, sino que incluso mejoraremos sustancialmente. Porque un estudio exhaustivo publicado en la revista británico The Lancet aúpa a nuestro país a la primera posición en 2040, por delante incluso de Japón, la tradicional superpotencia en este parámetro.

Tras analizar las estadísticas de fallecimientos y la evolución de 250 causas de muerte en 195 países entre 1990 y 2016, los investigadores han hecho dos proyecciones para dentro de dos décadas: una pesimista y otras optimista. En el caso español, el peor escenario registraría un aumento de 0,8 años en la esperanza de vida, y el mejor, 4,5. El incremento promediado se quedaría en 2,8 años, lo cual quiere decir que la longevidad media más probable según estos cálculos será de 85,8, una décima por encima de Japón.

Además de España, otros países que mejorarán significativamente sus perspectivas son Siria, China, Nigeria e Indonesia. Y entre los que caen en la clasificación, algunos lugares que no sorprenden, como Palestina, pero también Canadá, Noruega, Taiwán, Bélgica y Holanda. Un caso llamativo es el de Estados Unidos, actualmente en el 43º puesto de la tabla con 78,7 años de esperanza de vida media, que sumará solo 1,1 años a esta expectativa y desciende hasta la 64ª posición. (MI)