botulismo

Un equipo de científicos del Centro de Investigación Botulinum, perteneciente al Instituto de Ciencias Avanzadas de Dartmouth (Massachusetts), ha identificado un compuesto que inhibe la neurotoxina botulínica, uno de los agentes más tóxicos conocidos, responsables de la enfermedad llamada botulismo.

El hallazgo podría usarse como tratamiento para reducir la parálisis inducida por esta grave dolencia. Según el estudio de los investigadores, publicado en la revista Applied and Environmental Microbiology, el compuesto nitrofenil psoraleno consigue inhibir la neurotoxina botulínica, por lo que podría convertirse en un antídoto contra el botulismo, que de momento carece de un remedio definitivo.


El primer paso de la investigación fue tratar de identificar dicha enzima dentro de la neurotoxina botulínica, que daña las neuronas y causa parálisis. Después analizaron un catálogo con más de 300 compuestos naturales de extractos de plantas medicinales indias, en busca de enzimas que pudieran neutralizar la actividad dañina de las neuronas. Finalmente detectaron un compuesto, el nitrofenil psoraleno, "que presenta una actividad particularmente agresiva contra la enzima que daña las neuronas", explica Bal Ram Singh, profesor y director del Centro de Investigación Botulinum, y uno de los autores del trabajo.
Después probaron la actividad del nitrofenil psoraleno in vitro y en cultivos celulares contra la neurotoxina botulínica tipo A, que es el serotipo más potente de toxina botulínica. La de tipo A tenía una potente actividad de toxina anti-botulínica, con baja toxicidad para las células humanas y también mostró eficacia para revertir la parálisis muscular del ratón inducida por la neurotoxina botulínica tipo A.


Aunque actualmente se producen menos de 200 casos de botulismo en el mundo, "hacen más daño que los millones de brotes de salmonela que se dan al año, lo que convierte al botulismo en la forma más onerosa de intoxicación alimentaria. (MI)