beneficiosdelbeso

Los humanos nos enfadamos por todo tipo de razones y también nos besamos por otras tantas, por amor, por suerte, para decir hola y adiós, simplemente porque nos apetece...


Y cuando te paras y realmente piensas en el acto de besar, es algo curioso, ¿verdad? Presionar tus labios contra otra persona y, en algunos casos, intercambiar saliva? Puede parecer un comportamiento extraño -aunque agradable-, pero también tiene mucha ciencia detrás de él.


Existen muchas teorías sobre cómo se originó el beso y por qué nos besamos. Algunos científicos creen que besarse es un comportamiento aprendido, ya que aproximadamente el 10% de los humanos no se besan y menos aún besan con intención romántica o sexual. Otros creen que besarse es instintivo y está enraizado en la biología.

Los besos provocan una reacción química en el cerebro, incluida una explosión de la hormona oxitocina que conocemos como la "hormona del amor", ya que despierta sentimientos de afecto y apego.

Según un estudio de 2013, la oxitocina es particularmente importante para ayudar a los hombres a establecer vínculos con una pareja. Las mujeres, curiosamente, experimentan una 'inundación' de oxitocina durante el parto y la lactancia, fortaleciendo el vínculo madre-hijo.

Hablando de alimentación, muchos creen que los besos provienen de la práctica de la alimentación con beso. Al igual que las aves que alimentan a sus pollitos, las madres solían alimentar a sus hijos con alimentos masticados, y algunas todavía lo hacen.

Algunos besos tienen sus raíces en el amor romántico.

Con la llegada de un nuevo amor aparece el efecto de la dopamina en la vía de recompensa de tu cerebro. Esta hormona se libera cuando haces algo que te hace sentir bien, como besar y pasar tiempo con alguien que te atrae. (MI)