cafe

Algunos estudios han mostrado que el café puede disminuir el riesgo de problemas cardiacos, diabetes y demencia e, incluso, reducir el riesgo de muerte. Ahora, un nuevo estudio del Instituto de Tecnología Stevens revela que nada más que el aroma del café puede ayudar a mejorar en el apartado analítico del Graduate Management Aptitude Test (GMAT), una prueba de adaptación computarizada que se exige en numerosas escuelas empresariales.

El trabajo, liderado por la Profesora Adriana Madzharov de la Escuela de Negocios Stevens, no solo resalta los beneficios ocultos del aroma y el impulso cognitivo que provoca en las tareas analíticas, sino también las expectativas de los estudiantes para realizar mejor dichas tareas. Madzharov y su equipo han colaborado con compañeros del Temple University and Baruch College y han publicado sus descubrimientos en Journal of Enviromental Psychology.

‘No es solo que el olor a café ayude a la gente a desempeñar mejor tareas analíticas, lo que ya es bastante interesante’, afirma Madzharov. ‘También les hace pensar que lo harán mejor y esta expectativa es, en parte, responsable de su mejoría’. El percibir el olor del café, aunque no tenga cafeína, tiene un