mascarilla

Las aspirinas corresponden al analgésico más famoso del mundo para el tratamiento de dolores de cabeza, fiebre y es capaz de funcionar como anticoagulante, además ha demostrado ser una excelente opción para el tratamiento de la piel.

Sus componentes han sido objeto de estudio por años, debido a que se pudo comprobar que es un excelente antiinflamatorio, neuroprotector y especialmente se encuentra relacionado con las personas en riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Pero además de ser un fármaco eficaz para los sectores de salud recomendados, también es una excelente opción para el embellecimiento del rostro, debido a su habilidad de combatir el acné, reducir las manchas y eliminar todas las impurezas que afectan la piel del rostro.

Posee componentes liposoluble, mejor conocido como betahidroxiácido, utilizados por diversas empresas productoras de cosméticos y productos exfoliantes para aclarar y limpiar la piel. Además, estimula la eliminación de células muertas y tiene un efecto cicatrizante que ayuda a repararla.

La mascarilla a base de aspirinas solo necesita tres aspirinas y tres cucharadas de agua tibia.

Para su preparación, consiste en colocar a remojar el medicamento en el agua hasta que las pastillas se ablanden para luego triturar hasta obtener una pasta.

A la hora de su uso en la cara, primeramente se deberá lavar para eliminar todos los microbios del día, acto seguido aplicar la pasta con suaves masaje circulares, y finalmente dejar reposar la mezcla de 5 a 10 minutos y enjaguar con abundante agua.

El remedio debe ser utilizado dos veces por semana si se tiene una piel normal o grasa, pero en el caso de piel seca es ideal hacerlo una vez por semana.