prmaturamente

Como dijimos, dormir hasta tarde puede adelantar nuestra muerte. Según los investigadores, esta conducta nos lleva a ser más propensos a fumar, beber en exceso, a la alimentación poco saludable y sobretodo a la depresión. Todo ligado a la cronobiología.

El estudio fue publicado en la revista científica Chronobiology International e indicó que, la gente que se despierta tarde, tiene un 30% más de posibilidades de tener diabetes, 22% más probabilidades de trastornos respiratorios y 94% de conflictos psicológicos.

 

Además, han detectado que en relación con el riesgo de muerte prematura el principal factor subyacente es la privación de sueño crónica.(Globovisión)