giuseppe perrone17

El embajador de Italia en Libia, Giuseppe Perrone, confirmó que el vigente acuerdo que tiene en la materia con el Gobierno libio no tiene como objetivo asentar a los inmigrantes ilegales en el sur del país africano.

El diplomático italiano hizo las declaraciones durante una reunión con el jefe del Consejo de Estado Superior de Libia, Jalid al-Meshri, en esta capital, según un comunicado publicado el lunes por la oficina de prensa del consejo.

"El acuerdo sobre la inmigración ilegal con el Gobierno de Unidad Nacional no tiene intención de asentar (a los migrantes) en el sur, sino seguir dos líneas paralelas: desarrollar el sur y luchar contra la inmigración ilegal, así como proporcionar ayuda de emergencia", dijo Perrone.

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, y su homólogo libio, Fayez al-Serraj, firmaron el convenio en Roma el año pasado para apoyar el control de la inmigración ilegal, el combate del tráfico humano y el control de la frontera meridional del país africano.

El pacto ha provocado indignación y preocupación entre los funcionarios libios por el eventual reasentamiento de los inmigrantes ilegales rescatados del mar en Libia.

"Los resultados de las elecciones (parlamentarias) italianas (del mes pasado) no afectarán la política exterior en el asunto de Libia", señaló el embajador italiano, quien ha reiterado el apoyo de su país al plan de acción patrocinado por la ONU.

Perrone confirmó que Italia "continúa trabajando con sus socios internacionales en favor de los esfuerzos para conseguir un consenso entre el Parlamento y el Consejo de Estado Superior de Libia a fin de enmendar el acuerdo político.

Libia se ha convertido en el punto de partida preferido de los inmigrantes ilegales que desean cruzar el Mediterráneo hacia Europa, debido a la inseguridad y el caos en el país del norte de Africa tras la caída en 2011 del régimen del exlíder Muamar Gadafi.

La Unión Europea ha prometido más asistencia para que Italia pueda responder al flujo de inmigrantes ilegales que llegan a sus costas desde Libia. /Xinhua