1

Sin título659
Las empresas esperan cerrar las adquisiciones a principios de 2018


El grupo químico y farmacéutico alemán Bayer ha anunciado este viernes que ha llegado a un acuerdo para la venta de parte de su negocio agroquímico (de semillas y herbicidas) a su competidora Basf por 5.900 millones de euros para poder comprar la estadounidense Monsanto, después de que el pasado mes de agosto la Comisión Europea comenzara una investigación para determinar si la megafusión incumple las normas del mercado europeo sobre concentraciones. Las empresas esperan que las dos adquisiciones estén listas para principios de 2018.
"Estamos adoptando un enfoque activo para afrontar potenciales problemas regulatorios con el objetivo de facilitar el cierre exitoso de la compra de Monsanto", ha declarado Werner Baumann, presidente del consejo de Bayer, en un texto remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La Comisión Europea estudia si la transacción de Monsanto —acordada en 66.000 millones de euros— reduciría la competencia en mercados como el de los pesticidas o las semillas. Así, la operación con Basf, explican desde Bayer en el documento, está sujeta a las aprobaciones regulatorias así como al "cierre exitoso de la adquisición de Monsanto". La transacción de la empresa americana es la mayor compra de la historia por parte de una empresa alemana.

Por su parte, el acuerdo entre Bayer y Basf implica la transferencia de activos que en el ejercicio 2016 generaron una facturación neta de 1.300 millones de euros. A esto se añaden más de 1.800 trabajadores, principalmente de EE UU, Alemania, Brasil, Canadá y Bélgica. Como parte del trato, Basf se ha comprometido a mantener a los trabajadores permanentes durante al menos tres años. "Con esta adquisición estamos aprovechando la oportunidad de adquirir unos activos muy atractivos en cultivos y mercados clave", ha explicado en el texto Kurt Bock, presidente del consejo de Basf.

Bayer registró en 2016 unas ventas de 46.769 millones de euros, lo que supone un incremento del 1,5% respecto al año anterior. El beneficio neto ascendió a 4.531 millones, un 10,2% más que en 2015, el mismo porcentaje que creció el beneficio bruto de explotación (Ebitda), hasta los 11.302 millones.